Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La estadounidense Caitlan Coleman (i) y su esposo canadiense Joshua Boyle hablan a la cámara, junto a su hijo, en una foto difundida por SITE el 12 de octubre de 2017

(afp_tickers)

La familia norteamericana que había sido secuestrada en Afganistán en 2012 y que fue liberada en un operativo en Pakistán, permanecía este jueves en el país por el temor del esposo a abordar un avión estadounidense debido a sus lazos con un expreso en Guantánamo.

El ejército paquistaní anunció este jueves que rescató a cinco rehenes occidentales -un canadiense, su esposa estadounidense y sus tres hijos-, durante una operación militar.

El presidente Trump reveló en Washington que se trataba de la estadounidense Caitlan Coleman y de su marido, el canadiense Joshua Boyle, así como de sus tres hijos, nacidos durante los cinco años de cautiverio.

"Agradezco al gobierno paquistaní. Trabajaron muy duro y creo que empiezan a respetar de nuevo a Estados Unidos. Es muy importante", declaró ante la prensa.

Tras el anuncio de la liberación, el gobierno de Canadá se dijo "aliviado" y el padre de Boyle, Patrick, declaró al diario local "The Star" que su hijo le dijo que "aguantaba bastante bien para alguien que estuvo los últimos cinco años en una prisión subterránea".

Sin embargo, la familia norteamericana se negaba este jueves a abordar un avión estadounidense por los temores del esposo canadiense a una inspección de las autoridades estadounidenses por sus lazos como excuñado de un expreso en Guantánamo, que tras una década de detención fue liberado.

Un oficial militar estadounidense dijo a la AFP, bajo anonimato, que la pareja dudaba si subir al avión del ejército de Estados Unidos. Sin embargo, subrayó que Boyle no debe temer ningún tipo de consecuencias: "No es nuestra intención. Estamos preparados para llevarlos a casa", afirmó.

"Déjenme que sea muy clara: hemos estado en contacto con la familia Boyle, y Joshua Boyle no está siendo investigado" en Canadá, afirmó la canciller canadiense Chrystia Freeland en una declaración televisada.

"Depende de la familia (Boyle) explicar dónde ellos quieren ir ahora y cuándo", dijo por su parte Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado.

Boyle se casó en 2009 con Zaynab Khadr, hermana de Omar Khadr, un canadiense capturado en Pakistán y que estuvo preso en Guantánamo.

Su unión duró sólo un año y después Boyle se casó con Caitlan Coleman en 2011.

- Secuestrados en 2012 -

Joshua Boyle y Caitlan Coleman habían sido secuestrados por los talibanes en 2012 durante un viaje a Afganistán, a donde llegaron viajando como mochileros desde Rusia.

La pareja y dos de sus hijos aparecieron en diciembre de 2016 en un video de los insurgentes afganos pidiendo su liberación.

A mediados de ese año, los padres de Caitlan Coleman habían instado a los talibanes, también en un video, a liberar a la familia. En noviembre de 2015 habían recibido una carta de su hija, que un experto autentificó, en la que les anunciaba que había tenido dos hijos en cautividad.

Según el ejército paquistaní, "las agencias de inteligencia estadounidenses seguían el rastro [de los rehenes] y comunicaron que habían pasado a Pakistán el 11 de octubre de 2017 a través de la zona tribal de Kurram", fronteriza con Afganistán.

"La operación de las fuerzas paquistaníes, basada en informaciones de las autoridades estadounidenses, fue coronada con éxito", agregaba.

- 'Futuras operaciones comunes' -

La inesperada liberación de los rehenes coincidió con un momento de tensión en las relaciones entre ambos países, tras un discurso en el que Trump se mostró muy crítico con Pakistán, el pasado agosto.

En ese discurso, Trump presentaba su estrategia para Afganistán y acusó a Pakistán de actuar "a menudo como refugio para los agentes del caos, de la violencia y del terror".

En ese contexto, la liberación de la familia es "un momento positivo en la relación de nuestro país con Pakistán", declaró, satisfecho, Trump este jueves.

"La cooperación del gobierno paquistaní es una señal que demuestra que está cumpliendo con las demandas estadounidenses para que haga más para mejorar la seguridad en la región", consideró Trump.

"Esperamos que este tipo de cooperación y de colaboración se reproduzca para liberar a los rehenes que quedan y en nuestras futuras operaciones antiterroristas comunes", añadió.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, también celebró la liberación como un paso positivo para las relaciones entre ambos países.

"Esperemos que sea un presagio para el futuro", dijo.

Dentro de poco, el secretario de Estado Rex Tillerson y Mattis visitarán Pakistán.

La relación entre Estados Unidos y Pakistán es particularmente tensa desde 2011, cuando Barack Obama aprobó la operación que condujo a la muerte de Osama Bin Laden en Abotabad, una plaza fuerte del norte del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP