Navigation

Lituania y Noruega intercambian espías con Rusia

El presidente de Lituania, Gitanas Nauseda (drcha), y el director de los servicios de inteligencia, Darius Jauniskis, se reúnen en Vilna el 15 de noviembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 15 noviembre 2019 - 12:06
(AFP)

Lituania y Noruega intercambiaron prisioneros condenados por espionaje, anunció este viernes el jefe de los servicios lituanos de inteligencia, Darius Jauniskis.

"Este viernes al mediodía la operación de intercambio fue llevada a cabo con éxito", declaró a la prensa.

"Los ciudadanos lituanos Jevgenij Mataitis y Aristidas Tamosaitis, así como el ciudadano noruego Frode Berg llegaron bien a Lituania", añadió, explicando que el intercambio tuvo lugar en la frontera entre Lituania y el enclave ruso de Kaliningrad.

Los dos rusos, Nikolái Filipchenko y Serguéi Moisejenko, que fueron indultados por el presidente lituano Gitanas Nauseda, fueron entregados a la parte rusa, indicó Jauniskis.

Frode Berg fue transferido por su parte a la embajada de Noruega en Vilna, indicó un consejero del presidente lituano, Jonas Vytautas Zukas.

"Ha sido duro. La espera ha sido larga. Y dos años en una prisión rusa, ha sido una prueba difícil tanto para mí como para mi familia", declaró Frode Berg en un video grabado en un "lugar seguro" en Lituania y difundido en Facebook por su abogado.

El noruego de 64 años indicó que volvería a hablar sobre el caso posteriormente durante una rueda de prensa.

La primera ministra noruega, Erna Solberg, se felicitó de su liberación y dio las gracias a las autoridades lituanas.

"No hay ninguna contrapartida" por parte de Noruega, aseguró durante una rueda de prensa en Oslo, atribuyendo este resultado a la amistad entre su país y Lituania, ambos miembros de la OTAN.

"Volverá a Noruega tan rápido como sea posible desde un punto de vista práctico", precisó.

El intercambio fue anunciado unas horas antes en Moscú por el director de los servicios rusos de inteligencia en el extranjero (SVR), Serguéi Naryshkin.

El decreto firmado por el presidente Nauseda y publicado en su web indicó que los rusos fueron indultados gracias a una nueva ley sobre el intercambio de espías.

- Submarinos nucleares -

Frode Berg, un jubilado noruego, fue condenado en abril en Rusia a 14 años de prisión por reunir información sobre submarinos nucleares.

Berg, que durante un tiempo trabajó para una agencia gubernamental noruega encargada de supervisar el cumplimiento de un acuerdo fronterizo entre Noruega y Rusia, fue detenido en diciembre de 2017.

En octubre había pedido ser indultado.

Los dos lituanos, Yevgeny Mataitis y Aristidas Tamosaitis, fueron condenados respectivamente a 13 años y 12 años de cárcel en 2016 por la justicia rusa.

Según funcionarios lituanos, Nikolái Filipchenko trabajó para los servicios rusos FSB e intentó reclutar a altos responsables lituanos. Fue condenado a diez años de prisión pero no apeló la sentencia.

Serguéi Moisejenko fue condenado por su parte a diez años y medio de cárcel por haber contratado a un capitán lituano de una importante base aérea militar en Siauliai. Se declaró inocente.

Dos ciudadanos lituanos también fueron condenados en 2016 por transmitir secretos militares a la inteligencia rusa.

Las tensiones entre Rusia y los países bálticos –hoy miembros de la OTAN y de la UE y que estuvieron ocupados durante medio siglo por la Unión Soviética– se intensificaron tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en Moscú en 2014.

Desde entonces hubo varios casos de espionaje.

En febrero, Estonia y Rusia intercambiaron en su frontera a dos hombres condenados a prisión por espionaje.

El hombre de negocios estonio Raivo Susi fue intercambiado por el ruso Artiom Zinchenko en el puesto fronterizo de Koidula, en el sureste de Estonia.

En 2015, Rusia liberó un oficial estonio, Eston Kohver, en un intercambio realizado en un puente –un método que se usaba en tiempos de la Guerra Fría– por un exresponsable de los servicios estonios, Alexéi Dresen, condenado a 16 años de prisión por espionaje a favor de Moscú.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.