AFP internacional

Imagen de la Asamblea Nacional francesa, en París, el 15 de mayo de 2017

(afp_tickers)

Los franceses votarán los próximos 11 y 18 de junio para elegir en dos vueltas la nueva cámara de diputados, en un país en plena recomposición política tras la victoria del centrista Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales.

Estos comicios son cruciales para Emmanuel Macron, que necesita una mayoría absoluta en el parlamento para poder aplicar su programa.

- El sistema electoral -

Los franceses deben elegir 577 diputados, incluyendo a once que representan a los residentes en el extranjero. Cada circunscripción representa a alrededor de 125.000 habitantes.

Si ninguno de los candidatos supera el 50% de los votos en la primera ronda se disputa una segunda, para la cual se clasifican los dos primeros y aquellos que logren los sufragios de más del 12,5% de los inscriptos.

En total, 7.882 candidatos se presentan a estas elecciones que renovarán ampliamente la Asamblea Nacional, como se llama la cámara baja del parlamento francés, ya que más de 200 diputados salientes no buscarán la reelección.

El partido de Macron, La República en Marcha (LREM), presenta un gran número de caras nuevas sin experiencia política.

La edad promedio de los aspirantes es de 48,5 años y más de 42% son mujeres. En el parlamento saliente, las mujeres representan apenas el 26,9% de los diputados, 155 de los 577, lo que representaba ya un récord.

- Elecciones cruciales -

Macron espera que su triunfo en las presidenciales le dé un impulso en las legislativas que le permita conseguir una mayoría en el parlamento para sacar adelante su programa.

El partido de extrema derecha, el Frente Nacional, de su rival Marine Le Pen, buscará conseguir el mayor número posible de escaños para pesar en el parlamento en los próximos cinco años.

- Principales fuerzas -

- La República en Marcha

Los 530 candidatos de La República en Marcha (LREM), el partido de Macron, se enfrentarán a candidatos a menudo con largos años de experiencia local.

Si Macron no logra obtener una mayoría (289 escaños entre 577) complicaría su labor como presidente, ya que se vería obligado a aceptar una cohabitación con la derecha o la izquierda.

- Los Republicanos

El partido de derecha Los Republicanos, desestabilizado por la nominación de uno de sus miembros, Edouard Philippe, como primer ministro de Macron, busca la revancha tras la debacle en las presidencia de su candidato, François Fillon (20% en la primera vuelta).

Pero le será difícil conseguir un máximo de diputados ya que Macron ha seducido a muchos electores de la derecha.

- Francia Insumisa

Francia Insumisa, el movimiento liderado por el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, espera sacar provecho de sus resultados en las presidenciales (19,6%) para imponerse como el principal líder de la oposición.

Apunta a conseguir al menos 15 diputados para formar un grupo parlamentario en la Asamblea Nacional.

Mélenchon, que fue derrotado en 2012 por Marine Le Pen en una circunscripción del norte de Francia, se presenta esta vez en Marsella (sureste) frente a un diputado socialista que aspira a al reelección.

- Frente Nacional

Debilitado tras obtener resultados menores que los previstos en las presidenciales (33,9% en la segunda vuelta para Marine Le Pen frente a Macron), el Frente Nacional espera contar con sus 10,7 millones de electores para erigirse como la principal fuerza de oposición del país.

El partido de extrema derecha espera ganar al menos en las 45 circunscripciones en las que Le Pen obtuvo más de 50% de los votos en la segunda vuelta de las presidenciales. Pero la batalla se anuncia reñida, sobre todo tras el abandono de su sobrina, Marion Maréchal-Le Pen, en su feudo del sureste del país.

- Partido Socialista

Tras obtener uno de sus peores resultados en las presidenciales (6,3% para su candidato Benoît Hamon), el partido de izquierda que gobernó el país durante los últimos cinco años busca a toda costa evitar un colapso.

Una parte de su electorado ha abandonado el navío para unirse al movimiento de Macron, otros al de Mélenchon.

Los analistas prevén una nueva debacle electoral para este partido, similar a la derrota que sufrió en 1993, año en el que obtuvo apenas 57 diputados.

Si este escenario se confirma, el PS quedará sumergido en una profunda crisis.

AFP

 AFP internacional