Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre recibe tratamiento en un pequeño hospital de la ciudad siria de Maarat, el 4 de abril de 2017, después de un ataque, supuestamente con un gas tóxico, en Jan Sheijun, una pequeña localidad en Siria controlada por rebeldes y yihadistas

(afp_tickers)

Un bombardeo aéreo golpeó el martes hacia las 07h00 (04h00 GMT) Jan Sheijun, una pequeña localidad controlada por rebeldes y yihadistas en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

Imágenes de una corresponsal de AFP muestran cuerpos sin vida en la calzada y a personas sufriendo espasmos y crisis de asfixia.

Según los médicos en el terreno, los síntomas de los pacientes son similares a los constatados en víctimas de un ataque químico: pupilas dilatadas, convulsiones y espuma saliendo por la boca. La naturaleza del gas tóxico aún no ha sido determinada.

Esto es lo que se sabe del ataque en Jan Sheijun.

El balance

El número de víctimas no ha dejado de subir desde el ataque: este miércoles el último balance era de 72 muertos, incluidos 20 niños, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El OSDH también afirma que hay más de 160 heridos y un número indeterminado de "personas desaparecidas".

¿Quién es responsable?

Numerosos dirigentes, especialmente occidentales, y la oposición siria han apuntado al régimen de Bashar al Asad.

"Todas las pruebas que he visto sugieren que fue el régimen de Al Asad (...) usando armas ilegales contra su propio pueblo", afirmó el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson.

El presidente francés, François Hollande, aludió a la "responsabilidad" de Al Asad en la "masacre" y la Casa Blanca denunció un "acto odioso del régimen" de Damasco.

La Coalición Nacional, una gran plataforma opositora siria, puso en entredicho al "régimen del criminal Bashar" al Asad.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lamentó este miércoles que "sigan (cometiéndose) crímenes de guerra" en Siria, sin mencionar a Damasco. Y el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, aseguró que la ONU hará "rendir cuentas" a los autores de este ataque.

Washington, París y Londres presentaron el martes un proyecto de resolución condenando el ataque y llamando a una investigación completa y rápida que será votada en el Consejo de Seguridad.

¿Qué dicen el régimen y sus aliados?

El ejército sirio ha desmentido "categóricamente haber empleado cualquier sustancia química en Jan Sheijun".

Este miércoles, Rusia, principal aliada del régimen, afirmó que la aviación siria había bombardeado "un depósito" en manos de los rebeldes donde había "sustancias tóxicas" destinadas a combatientes en Irak.

Armas químicas en Siria

En agosto de 2013, el régimen fue acusado de haber empleado gas sarín en un ataque contra dos sectores rebeldes en la periferia de Damasco, que dejó más de 1.400 muertos, según Estados Unidos.

El Gobierno sirio rechazó las acusaciones y ratificó en 2013 la Convención sobre la prohibición de armas químicas.

Siria debería haber destruido su arsenal químico en virtud de un acuerdo entre Rusia y EEUU, pero se sospecha que el régimen ha vuelto a utilizar este tipo de armamento en varias ocasiones.

En octubre de 2016, el Consejo de Seguridad recibió un informe concluyendo que el ejército sirio había llevado ataques con cloro en 2014 y 2015.

A principios de marzo, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OIAC, por sus siglas en francés) indicó que investigaba otros ocho ataques con gas tóxico cometidos en Siria desde principios de 2017.

El régimen y Rusia han acusado siempre a los grupos rebeldes armados o a los yihadistas de emplear armas químicas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP