Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, en Ciudad del Cabo durante una visita a Sudáfrica el 8 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Londres podría cambiar a otro modelo económico y fiscal para mantener su competitividad si el Reino Unido no obtiene el acceso que espera al mercado único europeo, indicó este domingo el ministro de Economía, Philip Hammond, en una entrevista publicada por el diario alemán Welt am Sonntag.

"Deberíamos ser capaces de hallar un acuerdo que permita, sobre una base de reciprocidad, el acceso a nuestros mercados respectivos sin la integración política que implica una adhesión a la Unión Europea", declaró el ministro británico.

A dos días de un discuso clave de Theresa May en el que la primera ministra debe presentar sus planes para el Brexit, Hammond repitió que "el mensaje del referendo es que debemos controlar nuestra política de inmigración", sobreentendiendo de que se trata de una "línea roja" para Londres.

"La pregunta es sobre la libertad de viajar para venir a trabajar, la libertad de instalarse y la libertad de crear una empresa", agregó.

El Reino Unido "tiene tres millones de migrantes europeos que trabajan" en el país y "tenemos pleno empleo, por lo tanto claramente necesitamos que venga gente y que trabajen en nuestra economía para que continúe funcionando, pero tenemos que tener el control global", hizo valer.

Interrogado sobre la posibilidad que el Reino Unido se convierta en el paraíso fiscal de Europa, Hammond advirtió que si su país "no tiene un acceso al mercado europeo" podría "cambiar el modelo económico" para "volver a ganar competitividad".

Hammond dio a entender que podrían bajar los impuestos y los aportes patronales para las empresas establecidas en Reino Unido para que siguan siendo competitivas a pesar de los aranceles aduaneros europeos.

"La mayoría de los que votamos para permanecer (en la UE) nos gustaría que el Reino Unido siga siendo una economía de estilo europeo con un sistema de impuestos de tipo europeo, un sistema de regulación de tipo europeo", explicó. "Pero tenga la certeza de que haremos lo que debemos hacer", advirtió.

Hammond estimó asimismo que una vez que el Reino Unido salga de la UE, una perspectiva según él inevitable, el bloque de los 27 miembros de la UE avanzará "hacia una mayor integración política" para "mantener el éxito" del euro, una evolución que Londres nunca quiso.

AFP