Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro británico encargado del Brexit, David Davis, el 1 de septiembre de 2017 en la Cámara de Comercio de EEUU, en Washington

(afp_tickers)

El ministro británico encargado del Brexit, David Davis, lamentó este domingo las "presiones" que ejerce, según él, Bruselas sobre Londres para solucionar la cuestión financiera del divorcio con la Unión Europea (UE) y destacó los avances realizados en las negociaciones.

El negociador en jefe de la UE, Michel Barnier, "se preocupa porque no recibe una respuesta sobre la cuestión del dinero", señaló el ministro, invitado al programa político dominical de la BBC. "Pero no voy a permitirles que usen esta presión sobre los plazos para obligarnos a hacer lo que sea", aseguró.

Al término de la tercera ronda de las conversaciones, Barnier lamentó el jueves que "el Reino Unido no se considere legalmente obligado a cumplir" algunos de los compromisos financieros.

Consideró que estaba "lejos de constatar avances suficientes para poder recomendar al Consejo Europeo [los dirigentes de los 27] iniciar discusiones sobre la futura relación" con el Reino Unido, lo que por el contrario Londres quiere comenzar lo antes posible.

El saldo que debe pagar el Reino Unido para cumplir con sus compromisos financieros con la UE está evaluado extraoficialmente en entre 60.000 y 100.000 millones de euros por la parte europea, pero este monto es rebatido por el Reino Unido.

"Lo que decimos es 'nos habéis dado esta enorme factura, vamos a verificarla línea por línea'", indicó David Davis.

Este pago financiero, "la UE considera que es una obligación legal. Nosotros respondemos que no es el caso", adelantó Davis.

Sin embargo, señaló que el Reino Unido "es un país que cumple con sus obligaciones internacionales (...) que, aunque no sean legales, pueden ser también políticas o morales".

Davis también calificó de "completamente falsa" la cifra de 50.000 millones de libras (54.600 millones de euros) de la factura de divorcio que aceptaría el gobierno que adelantara el Sunday Times.

También se opuso a la declaración de Barnier, que afirmó el jueves que no se había realizado "ningún avance decisivo" en las negociaciones mantenidas durante la semana.

Michel Barnier "quiere meternos presión, lo que explica su posición durante la rueda de prensa (...) Sinceramente, creo que parecía absurdo porque claramente hay cosas que hemos hecho", declaró Davis.

El ministro destacó especialmente los progresos obtenidos en temas como la sanidad y la seguridad social. Ante estas cuestiones, "increíblemente importantes", lamentó que las negociaciones europeas "no hablen del futuro: sólo hablan del procedimiento de divorcio".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP