Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, en un momento de la rueda de prensa en la que ha abordado la lucha contra la financiación del grupo Estado Islámico, el 23 de noviembre de 2015 en París

(afp_tickers)

Los autores de los atentados de París usaron tarjetas prepagadas para organizar los ataques, informó este lunes el gobierno francés, al anunciar medidas antiterroristas en el campo financiero.

"Si los terroristas cometen atentados, es porque logran obtener recursos financieros para llevarlos a cabo, en Francia y en el exterior", dijo el ministro de Finanzas, Michel Sapin, en una conferencia de prensa. Las operaciones involucran generalmente sumas "modestas", lo cual permite "evitar su trazabilidad", explicó Sapin. Por eso "hay que estrechar el cerco", agregó.

Entre las medidas propuestas figura un control "más estricto" de las tarjetas prepagadas, usadas por los autores de los atentados que el 13 de noviembre dejaron 130 muertos en París.

Esas tarjetas "se emitieron en el extranjero, no muy lejos, y fueron usadas en Francia, para pagar habitaciones de hotel", precisó Bruno Dalles, jefe de la unidad de lucha contra el blanqueo de dinero del Ministerio de Finanzas (Tracfin). Esas tarjetas son "un instrumento que reemplaza al dinero en efectivo, muy discreto, que no deja rastros", agregó.

Actualmente se puede utilizar ese medio de pago por sumas de hasta 250 euros sin justificación de identidad en el caso de las tarjetas sin recarga y de hasta 2.500 euros anuales al año en el caso de las recargables.

El ministerio francés anunció una disminución de esas sumas a partir de 2016, así como medidas para limitar el anonimato de sus titulares.

El Gobierno también se propone endurecer la legislación de congelación de bienes de personas implicadas en atentados, extendiéndola a activos inmobiliarios y a los automóviles, así como a algunas prestaciones sociales.

AFP