Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personas en una playa en Niza (Francia), el 16 de julio de 2016

(afp_tickers)

Los bañistas regresaban a las hamacas mientras que al otro lado del muro el paseo de los Ingleses seguía siendo el centro del duelo para miles de vecinos de Niza, este sábado bajo un sol resplandeciente, menos de dos días después del atentado que provocó la muerte de 84 personas.

Después de unas 36 horas cerrada tras la macabra marcha del camión de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel el jueves en la fiesta nacional francesa, la apertura de la playa que bordea el famoso paseo provocó una estampa surrealista.

Turistas felices disfrutaban de la vida sin camisa y a 30 grados mezclados con ciudadanos de luto que entre lágrimas llevaban flores o dejaban un mensaje en el cruce del paseo de los Ingleses y la avenida Verdun.

Uno de los altares improvisados de más éxito se formó en la confluencia de estas dos calles con la avenida Gustavo V. En medio de la rotonda se amontonaban los ramos de flores.

Lejos del silencio que se impone en otros rincones, aquí la gente viene a desahogarse. "¿Cómo pudo llegar con un camión así con todas las cámaras que hay", grita una señora. "Hay algo que no cuadra, ¿Y la policía?", responde un joven.

- '¡Basta de carnicerías!' -

"¡Basta de discursos, basta de carnicerías en nuestras calles, vamos a acabar con las masacres!", continúa un tercero, reflejando la incomprensión y la cólera instaladas en la ciudad desde el jueves.

Menos pasional se muestra Gilles Pereyra, de 36 años. Muy serio observa el panorama con una camiseta de la selección francesa y una bandera de su país.

"Hace una semana estaba aquí de fiesta, celebrando que Francia jugaba la final (de la Eurocopa) y una semana después este drama", dice, mientras enseña un vídeo en su móvil de la multitud festejando el triunfo de los Bleus en la semifinal.

"Había prometido a mi hijo de 6 años que veníamos a los fuegos, nos quedamos en casa porque me dijo que estaba cansado", añade antes de que lleguen su mujer y el pequeño.

El tráfico ha quedado abierto parcialmente, por lo que los coches se pelean con la multitud, separada por un cordón de la zona habilitada para las televisiones.

Dos gendarmes de vistoso bigote intentan poner orden y avisan de que durante la tarde el santuario se trasladará enfrente, al kiosko de música del jardín Alberto I, debido a la reapertura total del tráfico.

- Traslado de flores -

En el nuevo altar, más recogido, en medio de un parque, ya se ha abierto un libro de firmas donde los vecinos guardan una cola silenciosa para dejar un mensaje o hacer un dibujo.

"Pero llevaremos todas las flores", tranquilizan los gendarmes a dos mujeres que dudaban si dejar las suyas por el traslado.

Lo que no se sabe en cambio es si sobrevivirá el grafiti 'Unice on nous', pintado este sábado por Faben y Dago, dos artistas locales. Tiene unos 5 metros de largo y lo han instalado entre dos palmeras de la mediana que divide el paseo de los Ingleses. Ahora el tramo es peatonal pero en unas horas dejará de serlo.

"No nos importa si lo quitan, será una obra efímera. Lo importante es que la gente está sacando fotos y mirándolo, para eso ha valido la pena hacerlo. Es muy emotivo", explica Dago, de 29 años, sudando tras finalizar la pintura en una hora y media.

Una vez se abandona el paseo de los Ingleses, casi nada recuerda que Niza es una ciudad que llora su mayor drama. Hasta que aparece en cualquier esquina un folio con una foto de alguna de las personas de las que no ha habido noticias desde la terrorífica noche del jueves.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP