Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una placa con el nombre de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, el 16 de junio de 2016, en Ginebra

(afp_tickers)

Los activos del Centro Bancario Internacional (CBI) de Panamá superaron en 2016 los 120.000 millones de dólares, una cifra récord pese al escándalo de los "Panama Papers", informó este miércoles la institución.

Los activos del CBI, que incluyen bancos panameños y extranjeros, el año pasado "alcanzaron un nivel récord de USD 121,075 millones, lo que representa un crecimiento de 3,3%" en comparación con 2015, dijo el CBI en un comunicado.

La cartera de créditos al sector privado sumó 48.629 millones de dólares, un 8% más que en 2015, agregó.

Ese crecimiento se reflejó, principalmente, en tarjetas de crédito (19%) y préstamos de consumo personal (13%), según la CBI, en un país con cerca de un 5% de crecimiento económico en el último año.

De acuerdo al superintendente de bancos, Ricardo Fernández, la condición del CBI es "sólida y segura con fundamentos muy estables".

"Vamos a dirigir nuestro esfuerzo supervisor y regulador a tener una posición más sólida de capital que tenga la capacidad de absorber riesgos no esperados", añadió Fernández.

El sistema financiero panameño fue duramente criticado tras el escándalo de los llamados "Panama Papers", una filtración de documentos donde se reveló como desde el bufete panameño de abogados Mossack Fonseca se crearon infinidad de sociedades opacas.

Muchas de ellas habrían sido utilizadas en todo el mundo para evadir impuestos o lavar dinero proveniente de actividades ilícitas.

Los fundadores de la firma Mossack Fonseca, Jürgen Mossack y Ramón Fonseca Mora, fueron detenidos el pasado 10 de febrero, aunque no por estas filtraciones, sino por las pesquisas que se adelantan por el escándalo de corrupción Lava Jato en Brasil.

De hecho en el país centroamericano las investigaciones por los "Panama Papers" se encuentran detenidas por recursos legales y no hay nadie procesado por este escándalo internacional.

Tras la divulgación de estos documentos, el gobierno panameño aceleró reformas para blindar su sistema financiero contra el blanqueo de capitales.

En la nota, Fernández asegura que la Superintendencia de Bancos de Panamá elevará sus estándares de supervisión y regulación para garantizar una mayor seguridad y confianza en los depositantes e inversionistas.

AFP