Los intensos ataques aéreos del régimen sirio sobre Guta Oriental, bastión rebelde cerca de Damasco, impiden las operaciones de socorro, que son vitales para sus habitantes, bombardeados y asediados, denunció este viernes la ONG internacional CARE.

Más de 220 civiles murieron y cientos resultaron heridos el lunes en los ataques aéreos que incesantemente lanzó el ejército sirio contra este enclave asediado.

Según CARE International, estos bombardeos han dificultado la misión de las organizaciones locales, sobre todo el acceso a las personas que necesitan atención médica.

"Nuestros socios tienen muchas dificultades para desplazarse en el terreno, ¿Cómo van a lograr acceder a las personas vulnerables?", se preguntó Joelle Bassoul, responsable de comunicación de la ONG en Siria.

Esta semana uno de los bombardeos golpeó uno de los centros respaldados por CARE en Duma, la mayor ciudad de Guta, y las personas que estaban en su interior tuvieron que refugiarse en el sótano del edificio.

Guta Oriental vive un infierno, la población sufre penuria de comida y de medicamentos y hay niños en peligro de muerte por desnutrición. Diferentes agencias de la ONU reclamaron el cese inmediato de los ataques.

La guerra que azota Siria desde 2011 se ha ido complicando progresivamente sobre un terreno cada vez más fragmentado y ha dejado más de 340.000 muertos.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes