Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una peluquera le seca el pelo a una clienta en el mercadillo inglés de Mollina (Málaga, España) el 16 de marzo de 2016

(afp_tickers)

En la soleada terraza de un bar del sur de España, los clientes beben pintas de cerveza y discuten, preocupados, en inglés. Numerosos británicos afincados aquí temen un 'Brexit', la salida de la Unión Europea sobre la que Reino Unido debe decidir en referéndum.

Entre ellos está Pauline, una jubilada de 69 años que no quiere dar su apellido, instalada en la turística Costa del Sol española con su marido desde 2011 en busca de un clima más cálido para su artritis. "Nos tendríamos que ir", dice esta mujer delgada y muy bronceada, originaria de la fría y lluviosa Leeds, en el norte de Inglaterra, y residente en la localidad malagueña de Benalmádena.

España es el país de Europa donde en 2011 vivía el mayor número de británicos expatriados, según el Observatorio Británico de la Inmigración. Oficialmente son 283.000 los registrados como residentes, pero muchos no se inscriben en los censos y se estima que hay entre 800.000 y un millón en todo el país, en su mayoría jubilados atraídos por el sol y el asequible mercado inmobiliario.

Lo que más les preocupa son las consecuencias de un 'Brexit' (contracción de las palabras 'Britain' y 'exit', salida) en su cobertura sanitaria. Como a Pauline que, afectada por un problema de tiroides, precisa una medicación financiada por la sanidad pública gracias a un mecanismo que le da acceso al mismo sistema que los españoles.

- ¿Éxodo masivo? -

Qué sucederá si los británicos votan el 23 de junio a favor de salir de la Unión Europea es el gran interrogante, dado que no existen precedentes en la historia de este bloque de 28 países.

"Uno de los aspectos más importantes de las negociaciones de salida sería determinar los derechos de los cerca de dos millones de ciudadanos británicos que viven en otros Estados miembros", señaló recientemente un comité del Parlamento británico. "Sería una tarea compleja y abrumadora", destacó.

¿Alcanzarían España y Reino Unido acuerdos bilaterales sobre sus respectivos expatriados?. Y por otro lado, ¿cuánto tiempo llevaría? ¿Tendrían los jubilados británicos que acudir a la sanidad privada? "No nos lo podríamos permitir", afirma Pauline, que trabajaba como cajera de supermercado.

Algo similar le ocurre a Irene Davies, de 64 años, vecina de un complejo de pequeñas casas prefabricadas en la localidad de Mollina, bordeadas de cuidadas avenidas que conducen a un tradicional terreno de bolos británicos sobre hierba, o a una cabina telefónica roja más propia de Londres que de Andalucía. Davies termina su desayuno en un restaurante local, mientras cerca de allí una mayoría de británicos recorre los puestos de un mercadillo semanal donde los dulces ingleses compiten con los últimos ejemplares de populares revistas de Reino Unido. "Existe preocupación por la sanidad si salimos de la UE, creo que habrá un éxodo masivo", afirma, explicando que la mayoría de residentes del complejo tienen entre 60 y 80 años.

- Montañas de interrogantes -

Pero la incertidumbre no tiene sólo a los pensionistas con el corazón en un puño. El abogado británico Ralph Smith, de 52 años, casado con una española y que trabaja en Madrid desde hace casi dos décadas, está también desconcertado. "¿Necesitaría un permiso de residencia para vivir aquí? ¿Debería pedir un permiso de trabajo? ¿Tendría que cambiar de nacionalidad?", se pregunta.

Según Stephen Ritson, locutor de la emisora de radio española en inglés Talk Radio Europe, los británicos en España están "abrumadoramente" a favor de permanecer en la UE. Afincado en la Costa Blanca, otra zona del este de España muy apreciada por los británicos, reconoce que hay excepciones, como quienes se preocupan por la inmigración en Reino Unido. "Se quejan un poco ilógicamente '¡todos esos extranjeros, no tenemos control de la frontera!' y tú piensas en la ironía de que ellos sean extranjeros en España", bromea.

Sin embargo, explica Ritson, la principal cuestión en juego es el trato que se negociaría para los expatriados británicos en caso de 'Brexit'. "¿Será mejor que ahora, igual o peor?", dice. "Bueno, me parece inconcebible que pueda ser mejor. No veo por qué el resto de la Unión Europea daría a los británicos un trato mejor que el que da a sus propios miembros", concluye.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP