Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro británico, David Cameron (C), junto a otros antiguos líderes de la política británica lleva a cabo la campaña de llamadas para la permanencia británica en la UE en vistas al referéndum, en Londres, el 14 de abril de 2016

(afp_tickers)

Este viernes arrancó oficialmente la campaña para el referéndum del 23 de junio sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, que de resolverse con la salida británica podría provocar un auténtico cataclismo geopolítico.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha decidido implicarse y llegará a Londres el jueves para una visita de tres días en la que recomendará a los británicos que voten a favor de Europa.

"No tenemos un amigo más cercano en el mundo" que los británicos, "y si nos piden nuestra opinión como amigos, la ofreceremos", dijo Ben Rhodes, consejero de política exterior de Obama.

El Fondo Monetario Internacional avisó esta semana de que un 'Brexit' "podría causar severos daños regionales y mundiales al alterar relaciones comerciales bien establecidas", afirmó su economista jefe, Maurice Obstfeld.

Este viernes empezó el tradicional reparto de folletos por las calles y los primeros mítines.

"Quiero que mis hijos tengan la posibilidad de viajar por toda Europa y que se beneficien de una sanidad gratuita", explicó a la AFP Gael Simmonds, de unos 60 años, uno de los nueve voluntarios que repartía panfletos en Covent Garden, Londres, en un día lluvioso.

La figura más prominente del campo 'anti UE', el conservador Boris Johnson, ofrecerá este viernes y el sábado varios discursos en el norte de Inglaterra, en feudos tradicionalmente laboristas, con el mensaje de que el dinero que Londres paga a Bruselas podría usarse para la sanidad pública.

Para Johnson, que ejerció de corresponsal en Bruselas del diario Daily Telegraph y es un fiero crítico de la burocracia europea, el referéndum es "como si el carcelero se hubiera dejado accidentalmente la puerta de la cárcel abierta y la gente pudiera ver las tierras iluminadas de más allá".

- Farage carga contra Obama -

Otro partidario de la salida, el líder del UKIP, Nigel Farage, cargó contra Obama: "afortunadamente, este presidente estadounidense, que es el más antibritánico que hubo, no estará en el cargo mucho tiempo más".

En el otro lado, el hombre que lideró la campaña para que Escocia se quedase en el Reino Unido, el exministro de Finanzas laborista Alistair Darling, vuelve al primer plano para salvar la membresía británica y, de paso, al igual que en 2014, la cabeza del primer ministro, David Cameron, defensor de la permanencia en la UE que convocó el referéndum para aplacar al ala euroescéptica de su partido.

Un Cameron que, tras verse salpicado por los papeles de Panamá, inspira, en la cuestión europea, menos confianza que el laborista Jeremy Corbyn, según un sondeo publicado el jueves en el diario The Times.

Su ministro de Finanzas, George Osborne, avisó en Washington de que la salida provocaría una subida de las tasas de interés y haría "que las hipotecas aumenten. En otras palabras, serían las familias las que pagarían la salida de la UE", dijo a Sky News.

- Codo a codo en las encuestas -

Las encuestas de opinión señalan que el referéndum será reñido. Según el último sondeo, unos y otros comparten un 39% de las intenciones de voto y se estima que la participación será clave.

Joe Twyman, del instituto de sondeos YouGov, pronosticó que "si es del orden del 30%", como en precedentes referendos, "ganará la salida de la UE, porque las únicas personas que habrán ido a votar son aquellas para las que es verdaderamente importante" abandonar el bloque. Por el contrario, un 60% de participación daría la victoria a los europeístas.

En la mente de todos está el reciente referéndum en Holanda que resultó en el rechazo al acuerdo comercial entre la UE y Ucrania, una cuestión aparentemente de poca importancia que movilizó poco al electorado pero que se usó para darle una bofetada a Bruselas.

- Los laboristas, llamados a salvar a Cameron -

El Reino Unido ingresó en 1973 en la UE, entonces llamada Comunidad Económica Europea, de la mano del Gobierno conservador de Edward Heath. Dos años más tarde, el Gobierno laborista de Harold Wilson sometió la membresía a las urnas. Se impuso la permanencia en el bloque con el 67,2% de votos a favor.

Los papeles han cambiado y el Partido Conservador de Cameron está muy dividido en este asunto. El primer ministro necesitará que los laboristas movilicen a los jóvenes para alcanzar una alta participación.

Tras meses de silencio atribuido por los analistas a razones estratégicas y a una historia personal de euroescepticismo, el líder laborista, Jeremy Corbyn, saltó finalmente a la palestra el jueves y llamó a los jóvenes a movilizarse por su futuro.

"He sido crítico a lo largo de los años con muchas decisiones tomadas por la UE, y sigo siendo crítico con sus defectos (...) Europa tiene que cambiar, pero ese cambio sólo llegará trabajando con nuestros aliados en la UE", dijo en un discurso en la Universidad de Londres.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP