AFP internacional

Los principales periódicos británicos, fotografiados en Londres, informan el 19 de abril de 2017 de la intención de la primera ministra, Theresa May, de convocar elecciones anticipadas

(afp_tickers)

El Reino Unido celebrará elecciones legislativas el 8 de junio, después de que el Parlamento británico aprobara este miércoles el adelanto solicitado por la primera ministra Theresa May, que busca reforzarse ante las negociaciones con la Unión Europea (UE).

May necesitaba el apoyo de al menos dos tercios de los 650 diputados y lo consiguió sobradamente: 522 aprobaron el adelanto de los comicios originalmente previstos para 2020, mientras que sólo 13 votaron en contra.

Faltan sólo siete semanas para la cita y la campaña será corta, un alivio para unos electores que vuelven a las urnas tras tres elecciones trascendentales en menos de tres años: el referéndum de independencia de Escocia de setiembre de 2014, las elecciones generales de mayo de 2015 y el referéndum sobre la UE de junio de 2016.

"Pediré a los británicos un mandato para completar el Brexit y hacer de él un éxito", dijo May en el Parlamento.

La salida de la Unión Europea "no tiene vuelta atrás", advirtió la primera ministra, justificando la demanda de adelantar elecciones porque los enemigos del Brexit "tratan de frustrar el proceso".

La oposición concentró sus críticas en el cambio de opinión de May, que hasta ahora se había negado reiteradamente a adelantar las elecciones argumentando que traerían inestabilidad, y en su negativa a participar en debates durante la campaña.

Además, el adelanto de los comicios precipitó la decisión del conservador proeuropeo George Osborne, otrora todopoderoso ministro de Finanzas de David Cameron, de anunciar que abandona "por ahora" su escaño para concentrarse en su nueva tarea de director del diario Evening Standard.

- Los sondeos auguran victoria aplastante de May -

El Partido Conservador de May cuenta con una lígera mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes (330 de los 650 diputados), y los sondeos señalan que podría multiplicarla con creces. En la Cámara de los Lores, sin embargo, está en minoría y lo seguirá estando después del 8 de junio, porque sus miembros son vitalicios e inelectos.

El adelanto recibió el apoyo de Jeremy Corbyn, líder del primer partido de la oposición, el Laborista, pese a que su impopularidad podría traducirse en una catástrofe electoral histórica.

"Damos la bienvenida a las elecciones, porque dará la oportunidad al pueblo británico de elegir un gobierno laborista que vele por sus intereses", afirmó Corbyn.

A falta de un laborismo fuerte, los independentistas escoceses y su demanda de un nuevo referéndum de secesión constituyen la gran amenaza interna a May.

La jefa del Gobierno regional escocés, Nicola Sturgeon, del Partido Nacional Escocés (SNP), advirtió este miércoles, ante el Parlamento británico, que su victoria en la región del norte -donde se reparten 59 escaños- es esencial.

"Que nadie se equivoque, si el SNP gana estas elecciones en Escocia y los conservadores no, se desmoronaría el intento de Theresa May de bloquear nuestro mandato para dar a Escocia un voto sobre su futuro", dijo a la prensa.

En las encuestas, los conservadores aventajan a los laboristas en 20 puntos y May quiere aprovechar las elecciones para ampliar su mayoría. Según un sondeo publicado por el diario The Times, los conservadores podrían acabar superando al segundo partido por más de 100 diputados.

- "Aplastar a los saboteadores" -

Paradójicamente, el adelanto ha despertado esperanzas entre los proeuropeos, que ven en estas elecciones una reválida del referéndum del 26 de junio.

Así, el Partido Liberal Demócrata anunció que centrará su campaña en su promesa de suavizar la salida de la UE, y el ex primer ministro laborista Tony Blair pidió dejar de lado las filiaciones políticas y votar a candidatos proeuropeos.

"Si quieres evitar una ruptura dura desastrosa con la UE. Si quieres que el Reino Unido siga en el mercado único (...), esta es tu oportunidad", dijo el lider demoliberal Tim Farron.

El diario The Guardian estimó que con estas elecciones anticipadas May quiere mostrar que el Brexit es irreversible. Si obtiene la amplia mayoría que espera, "barrerá las últimas esperanzas de invertir la decisión 'aberrante' de junio pasado".

En el otro extremo, el Daily Mail, antieuropeo, dio por descontada la victoria holgada de los conservadores y reclamó en portada "aplastar a los saboteadores" que se oponen al Brexit.

En cuanto a los mercados, la bolsa de Londres cerró con un descenso de 0,46%, perjudicada por el aumento de la libra provocado por el adelanto de las elecciones y que hace temer que las exportaciones británicas pierdan fuelle.

AFP

 AFP internacional