AFP internacional

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, abadona un colegio electoral en la localidad de Sonning, al oeste de Londres, tras votar el 8 de junio de 2017 en las legislativas

(afp_tickers)

Los británicos volvieron a votar este jueves, por cuarta vez en dos años, en este caso para elegir al gobierno que negociará el Brexit, con los conservadores de Theresa May como favoritos.

Se trata de las segundas elecciones generales desde mayo de 2015, a las que hay que sumar el referéndum sobre la Unión Europea (junio de 2016) y unos comicios locales (mayo de 2017).

Unos 47 millones de británicos están habilitados para elegir los 650 diputados de la Cámara de los Comunes.

El líder del partido que obtenga más escaños -la conservadora May o el laborista Jeremy Corbyn-, será el próximo primer ministro.

Según el último sondeo, publicado este jueves por la tarde, y elaborado por Michael Ashcroft, un antiguo político conservador dedicado ahora a los estudios de opinión, los conservadores obtendrán la mayoría absoluta, con entre 351 y 373 escaños, dependiendo de la participación, y los laboristas entre 207 y 227, perdiendo entre 25 y 45 respecto a 2015.

May y Corbyn votaron a media mañana. Ella en el pueblo de Sonning, a una hora en dirección oeste de Londres, y él en una escuela del barrio londinense de Islington.

La campaña arrancó con una ventaja de 20 puntos de May en los sondeos, pero ésta se fue recortando con el transcurrir de las semanas. En las últimas encuestas justo antes de las elecciones, la ventaja de los conservadores oscilaba entre menos de 1 punto porcentual (Survation, 41,3%-40,4%) y 12 (ICM, 46%-34%) o 13 (BMG 46%-33%).

Los colegios electorales abrieron a las 07H00 locales (06H00 GMT) y cerrarán a las 22H00 (21H00 GMT), tras una campaña enrarecida por tres atentados en tres meses -el último el sábado en Londres- que han dejado 35 muertos.

- Theresa May, ¿sólida y estable? -

Cerca del puente de Londres, donde el sábado murieron ocho personas atropelladas o acuchilladas por tres hombres, los electores consultados por la AFP negaron que estos hechos tuvieran alguna influencia en su voto.

"Para mí, el tema decisivo de campaña es si Theresa May es o no es una líder sólida y estable", como presumía en su eslogan electoral, "y no creo que lo sea. Corbyn ha superado las expectativas", dijo Gerard, de 61 años, tras depositar su voto.

En el barrio londinense de Barking, donde vivían dos de los tres autores del atentado del sábado, las prioridades de los electores eran otras, también. "Quiero otros cinco años de estabilidad, que la economía, la educación, la sanidad funcionen. Y una posición fuerte en el Brexit", dijo Dave, de 63 años.

"No confío en ninguno", dijo Simon Bolton, de 41 años, un elector del este de Londres. "A nuestras opciones les falta calidad, son muy limitadas".

Al cierre de los colegios electorales, las televisiones británicas difundirán una proyección de los resultados que generalmente es fiable, pero el recuento oficial se alargará toda la noche.

Dependiendo de lo ajustado del resultado, cada escaño contará y habrá que esperar al resultado de las últimas circunscripciones, el viernes a las 07H00 (06H00 GMT), para saber si May o Corbyn son los próximos inquilinos de Downing Sreet.

"Dadme vuestro apoyo para liderar al Reino Unido, dadme la autoridad de hablar en nombre del Reino Unido, fortalecedme para luchar por el Reino Unido", pidió May en las últimas horas de la campaña.

Corbyn, que llegó a pedir la dimisión de May tras el atentado del sábado en Londres, cerró la campaña recordando que quedaban "24 horas para salvar la sanidad pública".

"Si logra menos de 50 escaños" de ventaja sobre los laboristas, "será un resultado muy malo" para May, dijo a la AFP Iain Begg, un analista político de la London School of Economics. "Probablemente gane, pero por mucho menos de lo que pensaba al convocar las elecciones", estimó.

La bolsa de Londres y la libra esterlina cayeron levemente este jueves, en una jornada de nervios entre los inversores. El índice FTSE 100 subió en un primer momento antes de cerrar con una contracción del 0,4%, casi en equilibrio. Y la libra perdió terreno, pero se mantuvo al nivel en el que estaba después de que May convocara las elecciones.

- Un Brexit irreversible, hablemos de pobreza -

May anunció el 18 de abril el adelanto de las elecciones, inicialmente previstas para 2020, y lo hizo argumentando que quería fortalecer su posición antes de las negociaciones de divorcio con Bruselas ampliando su mayoría absoluta, que era de 17 diputados.

Lo que empezó como unas elecciones sobre el Brexit y un plebiscito sobre Corbyn y su aptitud para medirse con la Unión Europea, acabó siéndolo sobre la austeridad, los recortes, los atentados y la capacidad de May de mejorar la vida de los más humildes y proteger al país de ataques.

"Lo más importante es la distribución de la riqueza, si hay distribución de la riqueza, todo el mundo es feliz", dijo a la AFP Dan Kattal, un hombre que, como el 70% de sus vecinos de Basildon, en el sureste, votó a favor de la salida de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio de 2016.

"No creo que el motivo por el que (Corbyn) empezó a mejorar fuera una campaña brillante, creo que tuvo más que ver con los titubeos y chapuzas de May", dijo a la AFP Eric Kaufmann, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Londres (University of London).

May, que fue ministra de Interior (2010-2016) antes que primera ministra, llegó al final de la campaña bajo una lluvia de críticas por los recortes presupuestarios en los servicios de seguridad y por las negligencias de estos.

El Reino Unido ha sufrido tres atentados en menos de tres meses, dos en campaña, con un total de 35 muertos: el 22 de marzo, cerca del Parlamento británico (5 muertos); el 22 de mayo, al término de un concierto de Ariana Grande en Mánchester (22 muertos) y el sábado por la noche, en Londres (8 muertos).

AFP

 AFP internacional