Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mujeres y niños que huyeron de Raqa, bastión del Estado Islámico, recién llegados al poblado Hawi al-Hawa, en Siria, el 8 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Los civiles presentes en la ciudad siria de Raqa, bastión del Estado Islámico (EI), se encuentran atrapados en un "laberinto mortal" a causa de los intensos combates que intentan expulsar a los yihadistas, asegura Amnistía Internacional.

La ONU estima que tras la huida de miles de civiles hay todavía otros 25.000 en la ciudad, desafiando a minas y francotiradores.

"A medida que se intensifica la batalla para arrebatar Raqa al EI, miles de civiles se encuentran atrapados en un laberinto mortal bajo un fuego cruzado desde todas partes", asegura una consejera para situaciones de crisis de Amnistía, Donatella Rovera.

Desde su entrada en junio pasado a la "capital" del EI en Siria, las Fuerzas democráticas sirias (FDS) --alianza árabo-kurda respaldada por Estados Unidos-- expulsaron a la organización yihadista más temida del mundo del 60% de la ciudad, caída en sus manos en 2014.

"Las FDS y las fuerzas norteamericanas deben redoblar esfuerzos para proteger a los civiles, evitando sobre todo los bombardeos ciegos y desproporcionados, y creando rutas de salida seguras", agregó Rovera.

Desde el 14 de agosto, el Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH) registró la muerte de 167 civiles por los bombardeos de la coalición dirigida por Estados Unidos.

La coalición asegura tomar todas las precauciones para evitar causar víctimas civiles, aunque a principios de agosto admitió la muerte de 624 civiles en los bombardeos en Siria e Irak desde el inicio de los mismos en 2014.

Algunas organizaciones aseguran que la cifra real es mucho mayor.

La coalición también admitió que la cantidad de bombardeos había aumentado en Raqa, sobre todo tras la expulsión el mes pasado del EI de su bastión iraquí de Mosul.

- 'Fin del mundo' -

Amnistía criticó los métodos de investigación de la coalición que según la oenegé evita interrogar a testigos directos en el lugar.

"Basarse en una metodología tan restringida conduce a la coalición a descartar a una mayoría de informes considerados poco creíbles o poco concluyentes y por lo tanto a concluir que las víctimas civiles sólo representan 0,31% de los muertos en todos los bombardeos", asegura el informe.

Además de los bombardeos aéreos, los civiles de Raqa se encuentran bajo la amenaza del fuego intenso de artillería sobre sectores densamente poblados o que están todavía en manos del EI.

En un incidente sobre el que Amnistía investigó, una docena de bombas alcanzaron un inmueble residencial, matando a por lo menos 12 personas, entre ellos un niño.

"Era indescriptible. Como el fin del mundo", afirma un testigo citado por la organización.

Amnistía llamó a la creación de un mecanismo de investigación independiente e imparcial para examinar las informaciones sobre las víctimas civiles.

Asegura que el EI intenta utilizar a civiles como escudos humanos. Habitantes que huyeron de la ciudad también quedaron atrapados bajo el fuego de francotiradores del EI, según la oenegé.

"Sin embargo, las violaciones cometidas por el EI no eximen a los otros beligerantes de las obligaciones legales de proteger a los civiles", asegura Rovera.

Incluso afuera de la ciudad, los civiles son blanco de ataques en los campamentos informales del sur de Raqa, por parte de las fuerzas del régimen que utilizan bombas de racimo, prohibidas a nivel internacional, agrega Amnistía.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP