Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

"Detengan la guerra, no a los refugiados", se lee en una pancarta durante una manifestación en la ciudad alemana de Freilassing, cerca de la frontera con Austria, el 17 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Los círculos económicos alemanes veían el mes pasado de manera positiva el arribo de centenares de miles de refugiados, pero varias voces expresan ahora temores por el impacto de esa ola migratoria en el mercado laboral.

El presidente de la federación del sector de la construcción, Michael Knipper, acusó a la poderosa federación industrial BDI de propagar una visión "unilateral" sobre el tema, que "no pone de relieve los riesgos vinculados a la inmigración descontrolada y menciona solamente las oportunidades" que esta ofrece. "No consigo entender la euforia carente de todo matiz que impera en amplios ramos de la industria alemana y de las federaciones económicas sobre el arribo de refugiados", escribió Knipper, para quien "es ilusorio creer que se podrá encontrar rápidamente trabajo" para los centenares de miles de personas que llegan a Alemania.

El empresario también fustiga el optimismo inquebrantable del ministro de Economía, Sigmar Gabriel, y de muchos economistas que desde hace varias semanas sostienen que el aluvión de migrantes tendrá el efecto de "un pequeño programa de reactivación" sobre la economía de Alemania.

Sus afirmaciones parten del supuesto de que la acogida, alojamiento e integración de quienes hayan obtenido el estatuto de refugiados requerirán la inversión de miles de millones de euros que crearán a su vez una demanda suplementaria.

En ese esquema, el sector de la construcción debería ser lógicamente uno de los grandes beneficiarios de esa demanda. Pero la federación BDI niega esas premisas y denuncia los "efectos a largo plazo" de la ola migratoria.

En un marco de ajustes presupuestarios, que el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, no da ninguna señal de querer flexibilizar, el dinero consagrado a los inmigrantes reducirá las partidas de educación e infraestructuras, explicó a la AFP un portavoz de la federación.

- Menos entusiasmo -

Los círculos económicos consideraron inicialmente que el fuerte aflujo humano -800.000 migrantes habrán entrado este año en Alemania y otros 800.000 el próximo- constituía una verdadera oportunidad para una sociedad en vías de envejecimiento y para un mercado laboral falto de mano de obra cualificada.

Una actitud que fue acompañada por la calurosa bienvenida brindada por los alemanes a quienes huían con lo puesto de la guerra en Siria e Irak o de otros conflictos en Oriente Medio y África.

Pero el entusiasmo inicial se fue enfriando, tanto en los ámbitos empresariales como entre los alemanes de a pie.

Los economistas siguen apostando por un efecto positivo a largo plazo en el mercado laboral, pero los expertos coinciden en que, a corto plazo, el desempleo subirá. Los recién llegados no hablan alemán y sus cualificaciones no son las que necesita el mercado, falto de ingenieros e informáticos.

- "¡Lo lograremos! -

El presidente del BDI, Ulrich Grillo, aseguraba a inicios de septiembre que los refugiados sirios tenían en su mayoría un buen nivel profesional. Pero la ministra de Trabajo, Andrea Nahles, admitió que "el médico sirio" no es una figura representativa de los contingentes de refugiados.

"La mayoría de los refugiados no tienen ninguna posibilidad de hacer pie en el mercado laboral a corto o medio plazo", predijo recientemente Carsten Linnemann, líder de un lobby de pequeñas y medianas empresas en el seno de la CDU, el partido conservador de la jefa de gobierno, Angela Merkel. "Solamente un 10% de los refugiados podrán insertarse en el mercado de trabajo", asegura.

El instituto de investigaciones Igo, de Múnich, también publicó previsiones pesimistas al respecto, pero su presidente, Hans-Werner Sinn, es conocido por sus declaraciones alarmistas y las federaciones económicas prefieren alinearse con Merkel, quien proclama, con una certeza inalterable: "¡Lo lograremos!"

Y muchas empresas han dejado de lado las dudas y se han puesto manos a la obra para favorecer la integración. Una de las últimas iniciativas al respecto surgió del fabricante de automóviles Daimler, que la semana pasada anunció el reclutamiento de 40 refugiados en período de formación, en colaboración con la agencia local de empleo.

AFP