Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer y su hijo recorren un cementerio en Saná, el 1 de septiembre de 2017, durante el primer día de la festividad musulmana de Eid al Adha

(afp_tickers)

Tres años después de caer en manos de los rebeldes hutíes en Yemen, Saná parece una ciudad normal, pero, al igual que el resto del país, la capital sufre una catástrofe humanitaria sin precedentes, alimentada por una guerra interminable.

La única capital árabe controlada por un movimiento rebelde armado vive bajo la amenaza de los bombardeos de la coalición árabe dirigida por Riad y afronta la llegada de numerosos desplazados y una epidemia de cólera, mientras una parte de su población se halla al borde de la hambruna.

La ciudad también es escenario de una rivalidad entre los aliados que la controlan: los milicianos chiitas hutíes, apoyados por Irán, y los partidarios del expresidente Ali Abdalá Saleh.

Mourad, un artista plástico que participó en las protestas populares que expulsaron del poder a Saleh en 2011, recuerda haber soñado con "una ciudad apaciguada y libre".

Pero su esperanza se esfumó pronto, cuando los hutíes llegaron desde el norte y tomaron la capital el 21 de septiembre de 2014.

"Habíamos disfrutado de un verdadero clima de libertad entre 2011 y 2014, una libertad labrada con nuestras manos. Pero, desde hace tres años, las cosas han cambiado con la degradación de las condiciones de vida y el regreso del miedo", dice a la AFP.

"La Saná de hoy ya no es la de 2014. Es una ciudad que vive a la sombra de los aviones de guerra y los kaláshnikov", lamenta.

- Operación relámpago -

El domingo 21 de septiembre de 2014, los hutíes lograron en apenas una tarde ocupar los edificios públicos de la capital con la ayuda de las fuerzas fieles a Saleh.

Para algunos habitantes, la caída de la capital suscitó esperanzas, entre ellas la de tener un régimen capaz de estabilizar al país más pobre de la península arábiga.

Pero la situación fue empeorando a partir del 26 de marzo de 2015, cuando la coalición árabe dirigida por Arabia Saudita intervino para salvar a las fuerzas progubernamentales que se habían atrincherado en el sur de Yemen.

"Teníamos esperanza", asegura Yaser al Matari, un taxista de 24 años. "Pero la situación no ha parado de empeorar. Los precios de la gasolina y los productos alimentarios han aumentado sin cesar y ya no se pagan los sueldos", critica.

Tras la caída de Saná, el aeropuerto internacional cerró sus puertas, el Banco Central se desplazó a la ciudad meridional de Adén, sede del Gobierno reconocido por la comunidad internacional, los servicios públicos colapsaron y los precios se dispararon.

Saná sufre una gran crisis alimentaria debido al bloqueo impuesto por la coalición árabe. Las calles de la capital se han llenado de niños mendigos y, en el conjunto del país, siete millones de personas están en riesgo de hambruna.

Los alumnos se hacinan en las aulas después del cierre de numerosos escuelas, utilizadas ahora como refugio para los desplazados o los rebeldes.

Desde el principio de la guerra, 1.640 de los 16.000 centros educativos del país han cesado sus actividades, dejando a 1,8 millones de niños sin escuela.

- "Victoria" -

El deterioro de las condiciones de higiene provocó, además, una epidemia de cólera en la capital que se fue extendiendo a varias regiones, causando más de 2.000 muertos.

Desde marzo de 2015, la guerra ha dejado más de 8.400 muertos, en su mayoría civiles, y unos 48.000 heridos.

A pesar de que el conflicto sigue adelante, los hutíes se disponen a celebrar su "victoria" el jueves en Saná, donde coches equipados con altavoces recorren las calles convocando a la población a una gran manifestación.

Para April Longley Alley, experta asociada al Internacional Crisis Group (ICG), una ONG que trabaja en la resolución de conflictos, la organización ultrarradical sunita Al Qaida, que extendió su influencia aprovechando la guerra, y un pequeño grupo de señores de la guerra "son sin duda los únicos vencedores" en Yemen.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP