Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer queda oculta tras un cartel con la imagen de Baggio Leung, uno de los tres candidatos del nuevo partido Youngspiration, este domingo 4 de septiembre en Hong Kong

(afp_tickers)

Los hongkoneses votaban este domingo en las primeras elecciones al Parlamento local desde las movilizaciones prodemocracia que estallaron en 2014, dando lugar al llamado "Movimiento de los paraguas", una nueva generación de jóvenes activistas políticos que llaman a una ruptura con China.

Estas elecciones al Consejo Legislativo (LegCo, el Parlamento local) se producen en un momento en el que crece en la ciudad semiautónoma la sensación de que Pekín está endureciendo su control en temas políticos, culturales e incluso educativos.

El escrutinio de este domingo va a permitir medir el peso de este movimiento entre los 3,7 millones de electores llamados a las urnas, que comenzaron a votar hacia las 07H30 locales (23H30 GMT del sábado).

Pese a que las manifestaciones lograron bloquear durante dos meses barrios enteros de la antigua colonia británica, el "Movimiento de los paraguas" no consiguió ninguna concesión de China en materia de reformas políticas.

La irrupción de esta nueva generación que defiende la independencia ha desdibujado las líneas políticas tradicionales y ha polarizado el debate.

Cuando las autoridades de la ciudad decidieron prohibir la candidatura de cinco defensores de la ruptura con Pekín, con el argumento de que militar por la independencia es ilegal, las contradicciones se agudizaron.

El analista político Joseph Cheng consideró que habría nuevas caras en la nueva legislatura: "Estas elecciones se caracterizan especialmente por un cambio intergeneracional de líderes políticos", destacó.

Pero para muchos hongkoneses, la independencia es una quimera. "Es demasiado idealista e irrealista", estimó Wilson Vai, un votante de 21 años, que apoya al sector prodemocracia, la oposición tradicional más moderada.

- Una democracia parcial -

A principios de agosto, varios miles de hongkoneses participaron en la primera manifestación pública por la independencia. Según algunas encuestas, un 17% de los hongkoneses apoyarían la ruptura con China.

Algunos candidatos de la autodeterminación, término utilizado para evitar usar la palabra "independencia", sí pudieron presentarse.

De éstos, uno o dos tienen posibilidades de ser elegidos, lo que constituiría una victoria para un sector que defiende una vía que hasta hace muy poco era un tabú absoluto.

Sin embargo, el movimiento todavía no alcanza a contar con una masa crítica y su participación depende de un marco electoral que está ajustado para proteger al 'establishment', favorable a China.

En la excolonia británica, la democracia es sólo parcial y es casi imposible que los partidarios de la ruptura obtengan una mayoría.

El jefe del Ejecutivo hongkonés, Leung Chun-ying, considerado por sus opositores un títere de China, aseguró que las elecciones son "democráticas". "Los votantes van a tomar sus propias decisiones", dijo a los periodistas.

Varios opositores políticos protestaron fuera del colegio electoral en el que éste votaba y uno le tiró un sándwich para aludir simbólicamente, según dijo, al hecho de que la gente mayor no puede permitirse desayunar en una ciudad donde la brecha entre ricos y pobres crece cada vez más, y los problemas de vivienda y de bajos salarios preocupan a muchos residentes.

"Yo sólo espero que la gente pueda sentarse y hablar sin radicalismos", dijo una votante de 72 años, Yau. La mujer, que se dijo preocupada por las protestas regulares en la ciudad, afirmó que votaría por un candidato "pacífico".

El LegCo cuenta con 70 miembros designados por un sistema complejo, que garantiza casi con seguridad una mayoría de bloqueo favorable a Pekín. Sólo 35 de sus miembros son elegidos por sufragio directo.

La oposición, con 27 escaños sobre 70, dispone actualmente de una minoría de bloqueo, ya que en el parlamento local las leyes deben ser aprobadas con dos tercios de los votos.

Por este motivo, cinco candidatos de la oposición tradicional denominada prodemócrata se retiraron el sábado para apuntalar a quienes tenían más opciones de ser elegidos. Los centros de votación cierran a las 22h30 locales (14H30 GMT) y el conteo tendrá lugar en la noche del lunes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP