Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En España, los británicos son los visitantes extranjeros más numerosos (16 millones en 2016)

(afp_tickers)

Una epidemia de falsas denuncias por intoxicación alimentaria de turistas británicos ha llevado a los hoteleros españoles a recurrir a detectives privados y a los tribunales para combatir el problema, que les ha generado millones de euros en pérdidas.

El número de las reclamaciones se disparó en la temporada 2016-2017, aún sin terminar, a más de 10.000, frente a las 600 presentadas en 2015-16, denunció el presidente de la federación hotelera de España (CEHAT), Ramón Estalella.

La CEHAT estima que más del 90% de las demandas, iniciadas por pequeñas empresas especializadas que prometen a sus clientes indemnizaciones de varios miles de libras, son falsas.

Por su parte, la Asociación de Agentes de Viajes Británicos (ABTA) lanzó la campaña "Pongamos fin a los fraudes por enfermedad", advirtiendo de que, si no se ataja el problema, terminará inflando los precios de los viajes.

Según la organización, en los últimos tres años el número de denuncias en el extranjero aumentó en un 500% y el fenómeno afecta a otros destinos, como Turquía.

En España, los británicos son los visitantes extranjeros más numerosos (16 millones en 2016), y son ellos mayoritariamente los que presentan las demandas por intoxicaciones fingidas, según Estalella.

Se aprovechan de que la ley británica de defensa del consumidor exime a los denunciantes de presentar un justificante médico y les da un plazo para reclamar de hasta tres años después de haberse alojado en un hotel, indicó.

"Si la ley fuera similar en Alemania, España o Francia, estoy seguro de que las personas de esos países harían lo mismo", dijo a la AFP Estalella.

Según los hoteleros españoles, las empresas especializadas en interponer estas demandas se ofrecen abiertamente a clientes en zonas turísticas en España, prometiendo no cobrar si la demanda fracasa.

En 2016, una ambulancia con la inscripción "Clínica de reclamos" recorrió Tenerife, en Canarias, donde uno de cada tres turistas es británico. El valor total de las reclamaciones falsas en la temporada 2016/2017 ha sido de más de 100 millones de euros, afirmó Estalella.

- Más de cien 'gin-tonics' -

En el pasado, los hoteles buscaban acuerdos amistosos para evitarse las largas y costosas batallas judiciales en cortes británicas. Pero decidieron decir "basta". En mayo, sus representantes se reunieron con el embajador británico.

Poco después, el Ministerio de Exteriores británico advirtió de que las demandas fraudulentas en España podrían dar lugar a acusaciones penales.

La policía arrestó en junio a un británico de vacaciones en Mallorca, en las islas Baleares, mientras otro quedó bajo investigación por supuestamente incitar a turistas frente a hoteles a presentar demandas falsas.

La investigación fue abierta tras una denuncia del complejo turístico Club Mac, en Puerto Alcudia, en el norte de Mallorca, hecha basándonse en el trabajo de detectives privados.

El expediente incluía fotografías y documentos que podían desmentir reclamos por intoxicación de casi un millar de clientes británicos de los tres hoteles del complejo, explicó a la AFP la abogada a cargo del caso, Carolina Ruiz, del bufete Monlex Abogados.

Las facturas del bar de un hombre que aseguraba que sus vacaciones "todo incluido" quedaron arruinadas tras caer enfermo en el complejo turístico mostraban que bebió al menos 100 'gin-tonics' durante su estancia. "Mal no debería de estar por la intoxicación del hotel, sino por otras cosas", ironizó Ruiz.

- Contraataque judicial -

La policía continúa indagando y no descarta otros arrestos, en lo que es la investigación criminal más amplia en España contra este fenómeno, dijo Ruiz.

Otros hoteles han decidido contraatacar interponiendo a su vez demandas contra las personas que reclaman de forma fraudulenta.

En Tenerife, el apartotel Ponderosa demandó por difamación a un hombre británico que supuestamente había enfermado, así como contra el bufete que lo representaba.

"Tenemos que frenarlos, y si la forma es hacerlo judicialmente, debemos llevarlo a cabo, de lo contrario acabarán con nosotros", dijo el director del hotel, Mohamed Derbha.

Los hoteleros desean sobre todo un cambio en la ley británica. "Habiendo un cambio en la ley, creo que esto se ha terminado", agregó Estalella.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP