Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La población de la comuna indígena de Trois Sauts, en la Guayana Francesa, recibe material electoral traído en helicóptero el 16 de junio de 2012, de cara a la segunda vuelta de las legislativas en Francia

(afp_tickers)

En Trois Sauts, una pequeña comuna de la Guayana Francesa, los indígenas wayampi votarán el sábado para elegir al presidente de Francia, pese a que nunca han visto a los candidatos ni en fotografías.

"No sabemos a quién debemos votar", suspira Georges, un joven adulto wayampi, uno de los seis grupos autóctonos de este territorio francés de Sudamérica. Su aldea, cercana a Brasil, únicamente es accesible por helicóptero o tras varias horas de viaje en piragua.

La segunda vuelta de las elecciones entre el centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen se disputará en el continente americano un día antes que en Francia metropolitana.

"A Marine Le Pen no la conocía, pero hablé con mi padre, que me explicó muchas cosas sobre su padre, Jean-Marie Le Pen", exlíder de la extrema derecha conocido por sus posiciones xenófobas y antisemitas, explica Frederic, hijo de uno de los jefes de los wayampi.

Para Marius, de 21 años, "una vez que se vota, el presidente no piensa en nosotros. No conocemos a los candidatos y no sabemos para qué sirven las elecciones".

Pese a todo, dice otro hombre, "el sábado son las elecciones, así que votamos".

- El solitario cartel de Fillon -

Como muchos ciudadanos de este perímetro autóctono que reagrupa unas 80 viviendas y es prácticamente autosuficiente, Frederic nunca ha visto el rostro de los candidatos.

"No hemos visto la foto de Emmanuel Macron ni de Marine Le Pen, solo la de François Fillon", el candidato conservador eliminado en la primera vuelta de las elecciones, explica este joven cazador-pescador mientras, junto a él, uno de los jefes trenza lianas para confeccionar una cesta.

Este año, debido a la profunda crisis social que paralizó la Guayana Francesa, los programas de los candidatos no llegaron, excepto un cartel transportado en helicóptero de Fillon, colgado junto al pequeño anexo de la alcaldía.

Las noticias apenas llegan a esta zona donde solo hay un operador móvil y la cobertura de red es errática, además de que no hay televisión porque no hay electricidad.

Lo curioso es que la participación en la primera vuelta fue del 49%, más elevada que en el conjunto de la Guayana Francesa, donde casi dos de cada tres electores se abstuvieron.

Para la segunda vuelta, hay poco entusiasmo: "No tengo ganas de votar", confiesa Alban, en pantalones cortos y camiseta.

"No hacen nada por nosotros: no hay luz ni electricidad, nos gustaría que la aldea se desarrollara", asegura Georges, mirando el río Oyapock, que marca la frontera con Brasil.

En la primera vuelta del 23 de abril, François Fillon obtuvo la mayoría de votos, con 160 votos de los 350 inscritos, justo por detrás de la abstención (178). Le Pen obtuvo tres votos y Macron, uno.

Ese día "había quienes estaban en el campo o de caza", explica Frederic.

"Una mujer de la alcaldía dijo que no había que votar a los socialistas", explica bajo el anonimato una madre que lleva un vestido con motivos africanos.

La localidad está administrada por Joseph Chanel, un impopular alcalde de derecha condenado en 2008 por "complicidad" en la extracción clandestina de oro.

"En las elecciones donde todo el mundo se conoce y se habla un poco más es posible orientar al electorado en un sentido u otro", explica a la AFP Gamal Hooseinbux, secretario territorial del partido conservador, Los Republicanos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP