Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Sibel Satiroglu, una guía turística turca, lleva claveles rojos a la plaza Sultanahmet, donde 12 de sus clientes alemanes murieron en un atentado en 2016, el 12 de enero de 2017 en Estambul

(afp_tickers)

Los ingresos del turismo en Turquía bajaron cerca de un 30% en 2016, año marcado por numerosos y sangrientos atentados y por un fallido intento de golpe de Estado, según cifras publicadas este martes.

Según la oficina nacional de estadísticas turca, Tuik, los ingresos por turismo cayeron el año pasado un 29,7% a unos 22.000 millones de dolares (contra 31.000 millones en 2015).

Turquía se vio golpeada en los últimos meses por sangrientos atentados, muchos de ellos en lugares turísticos, reivindicados por la rebelión kurda o los yihadistas del grupo Estado Islámico. También fue escenario de un fallido golpe de Estado en julio pasado.

En 2016, el número de visitantes se redujo en un 24,6% respecto al año anterior. Poco más de 31 millones de visitantes fueron a Turquía el año pasado, contra 42 millones en 2015. Entre ellos, unos 20% son turcos instalados en el extranjero.

La degradación del sector del turismo, cuyos ingresos suponen cerca del 5% del PIB, ha tenido un fuerte impacto en el crecimiento económico de Turquía.

EL PIB turco se contrajo en el tercer trimestre de 2016, por primera vez desde 2009, con una caída del 2% respecto al mismo período de 2015.

AFP