El anuncio de dimisión del primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, no ha bastado para que los ciudadanos dejen de protestar y este sábado centenares de personas volvieron a salir a las calles de Bagdad y de ciudades del sur del país, decididos a mantener la movilización hasta que se marchen "todos los corruptos".

El viernes, Mahdi, que está en el cargo desde hace un año, anunció que iba a "presentar al parlamento una carta oficial en la que expresa su intención de dimitir, para que los diputados puedan estudiar las opciones que tienen".

En Nasiriya, ciudad del sur donde la represión de estas manifestaciones ha provocado decenas de muertes en estos días, los manifestantes quemaron neumáticos el sábado para cortar el tráfico en tres puentes sobre el Éufrates, según comprobaron periodistas de la AFP.

Paralelamente, varios centenares de manifestantes se congregaron en un campamento instalado en una plaza del centro de la ciudad.

En dos meses de manifestaciones, más de 420 personas han perdido la vida violentamente en estas protestas y los heridos superan los 15.000, según un balance de la AFP basado en fuentes policiales y médicas.

Desde el jueves, 42 manifestantes han muerto en Nasiriya, donde la policía dispersa las protestas con munición real.

También en el sur, en la ciudad de Diwaniya, miles de iraquíes se congregaron el sábado para pedir "la caída del régimen" y el fin de un sistema político concebido por Estados Unidos desde la guerra e invasión de 2003 y el derrocamiento de Sadam Husein.

"Seguimos adelante. La dimisión de Adel Abdel Mahdi solo es una primera etapa. Hay que sacar del poder y juzgar a todos los corruptos", dijo uno de los manifestantes a la AFP.

Los iraquíes reclaman una nueva Constitución y sobre todo una renovación total de la clase política, considerada incompetente ya que ha permitido que en 16 años se evapore dos veces el PIB anual de este país, segundo productor mundial de petróleo.

En Nayaf, ciudad chiita, la calma reinaba el sábado, después de dos días de gran violencia. El miércoles los manifestantes prendieron fuego al consulado iraní y el jueves, cinco personas murieron en la localidad cuando un grupo de civiles armados disparó contra varios jóvenes. Las circunstancias de este crimen están siendo investigadas.

En Nayaf han perdido la vida violentamente desde el jueves 21 manifestantes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes