Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Islandia, Bjarni Benediktsson, hablando en Nueva York el 8 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El primer ministro islandés anunció este viernes la próxima convocatoria de legislativas anticipadas, las segundas en menos de un año, tras la retirada de un partido de la coalición de centroderecha que hizo caer al Gobierno.

El escrutinio tendrá lugar antes de que acabe 2017, probablemente en noviembre, un año después de las últimas legislativas anticipadas provocadas por el escándalo de los Papeles de Panamá, indicó Bjarni Benediktsson en una rueda de prensa en Reykjavik.

"Es una decepción considerable pero parece que estamos donde estábamos tras las legislativas de 2016 (...) y no veo otra alternativa que llamar a los electores a las urnas", declaró el primer ministro.

El partido centrista proeuropeo Futuro Radiante, que no está en el gobierno pero le daba su apoyo en el parlamento, anunció este viernes que sus cuatro diputados dejarán de apoyar el ejecutivo.

La decisión supone la caída de facto del gabinete de Benediktsson y desata una nueva crisis política en esta pequeña isla del Atlántico norte.

La coalición de centroderecha, formada hace nueve meses tras complejas negociaciones, tenía 32 de los 63 escaños del parlamento islandés de una sola cámara, el Althingi.

Esta frágil coalición, la más efímera de la historia de Islandia, estaba formada por el Partido de la Independencia (conservador, 21 escaños) liderado por el primer ministro, Futuro Radiante (cuatro escaños) y Renacimiento o Partido de la Reforma (centroderecha, siete escaños).

- Violenta polémica -

Futuro Radiante, como la mayoría de partidos políticos, acusa a Benediktsson de haber cubierto a su padre en un caso que escandalizó a los islandeses.

El código penal de Islandia tiene una disposición legal pero muy polémica que permite a los detenidos que ya han cumplido su pena pedir que se les borre su registro de antecedentes, a condición de que tres personas consideradas moralmente rectas lo avalen por escrito.

En virtud de esa ley, un hombre condenado en 2004 a cinco años y medio de prisión por haber violado a su hija adoptiva casi a diario durante 12 años, obtuvo un carta de Benedikt Sveinsson, el padre del actual primer ministro.

Los opositores acusan al político de estar al corriente desde el mes de julio pero de no haber informado de ello de sus socios de coalición hasta que se vio obligado a hacerlo por una comisión parlamentaria.

Desde entonces el gobierno ha prometido revisar el código penal. Esta disposición sigue siendo muy polémica después de la revelación de un caso similar implicando a un exfiscal condenado también por pederastia.

El propio primer ministro reconoció este viernes que la disposición, que tiene el objetivo de restablecer los derechos de los detenidos cuando salen de prisión, "es incompatible con la sensibilidad de la opinión pública" y asegura que estaba "escandalizado" al saber lo que hizo su padre.

"No habría podido escribir una carta así", aseguró, y criticó a Futuro Radiante por la "debilidad de los que desertan".

La popularidad de Benediktsson ya se había visto afectada cuando su nombre apareció citado en 2016 en los Papeles de Panamá, que pusieron al descubierto las sociedades en paraísos fiscales de personalidades de todo el mundo.

Su Partido por la Independencia, que domina la vida política islandesa desde los años 1930, sigue sin embargo líder en los sondeos y podría ganar las próximas legislativas.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP