Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos carteles instando a votar en el referéndum de independencia del Kurdistán iraquí, pegados en un muro con marcas de bala en Kirkuk, en una imagen del 24 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

Los kurdos iraquíes decidieron mantener el referéndum de independencia del lunes "sea cual fuere el riesgo y el precio" y a pesar de las amenazas del primer ministro iraquí, Haider al Abadi, de tomar "las medidas necesarias" para preservar la unidad del país.

"La asociación con Bagdad fracasó (...) Tenemos la convicción de que la independencia permitirá no repetir las tragedias del pasado", dijo en una rueda de prensa en Erbil el presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani.

"Suponemos que habrá reacciones, pero llegamos a la convicción: sea cual fuere el riesgo y el precio, es mejor que esperar un sombrío destino", insistió.

No obstante, aseguró que una victoria del "sí" sería sólo el comienzo "de un largo proceso".

En un discurso en Bagdad, al mismo tiempo que la rueda de prensa de Barzani, el primer ministro iraquí rechazó el divorcio.

"Tomar una decisión unilateral que afecta a la unidad de Irak, su seguridad y la seguridad de la región, con un referendo de separación, es contrario a la Constitución y a la paz", dijo.

Este domingo, Irán tomó una primera medida de represalia al prohibir hasta nuevo aviso todos los vuelos hacia el Kurdistán iraquí, a petición de Bagdad.

- "Intenciones diabólicas" -

En Erbil, capital del Kurdistán y feudo del presidente Masud Barzani, que impulsó el referéndum, hay banderas kurdas por todas partes, en las calles, en los coches y las viviendas.

"Esperamos con impaciencia saber cuál será la situación después del 25 de septiembre, ya que la mayoría de los kurdos votará por la independencia para concretar nuestro sueño de tener un Estado independiente", dice Ahmad Suleiman, de 30 años. "Lo que nos da miedo es que nuestros enemigos tienen intenciones diabólicas respecto a nosotros", añadió.

Los kurdos están convocados a las urnas en tres gobernaciones que forman desde 2003 la región autónoma de Kurdistán, pero también en los territorios que se disputan los kurdos y las autoridades de Bagdad, como la provincia petrolera de Kirkuk.

"Estamos todos a favor de la independencia, ya que no vemos el interés de permanecer en Irak, pero tenemos miedo de los complots tramados por los países vecinos", dice Kamaran Mohamad, de 27 años.

"Hoy vemos cómo todos dejan a un lado sus diferencias para aliarse contra nosotros", lamenta este vendedor de ropa, después de que Turquía, Irán e Irak llamaran a acordar medidas de presión contra los kurdos iraquíes.

Turquía, preocupada por la posibilidad de que el referéndum despierte las ansias de independencia de su propia minoría kurda, calificó la consulta de "ilegítima" y afirmó que la respuesta de Ankara será "diplomática, política y económica".

- Provocación -

En Solimania, la segunda ciudad de la región, controlada por la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK, del expresidente iraquí Jalal Talabani), rival de Masud Barzani, el entusiasmo es menor a favor de la consulta.

"Mañana, votaré 'no', ya que tengo miedo de un embargo en la región, de una guerra civil con (la organización paramilitar mayoritariamente chiita) Hashd al Shabi y de despertarme y ver a soldados turcos patrullando en la región", explica Kamiran Anuar, un maestro de 30 años.

Pero el punto más sensible es Kirkuk. Este domingo todo parece tranquilo en la ciudad, un día después de que la gente desbordara las tiendas para hacer acopio de provisiones.

En las calles, las banderas kurdas se mezclan con las de la celebración chiita del Ashura, con figuras de dos imanes, Husein y Alí.

El UPK propuso el sábado a Barzani no organizar la consulta en Kirkuk y en las regiones disputadas, para no encender un polvorín, pero este domingo acabó aceptando que se celebrara el lunes.

Kirkuk, en donde viven kurdos, árabes y turcomanos, es una zona disputada entre el gobierno de Bagdad y los kurdos de Irak.

Estos afirman que les corresponde históricamente, argumentando que el exdictador Sadam Husein los expulsó y los reemplazó por una población árabe.

Dentro de Irak las amenazas son cada vez más fuertes contra este referendo. El jefe de las fuerzas paramilitares de Hashd al Shabi, Faleh al Fayad, afirmó que "costará caro a los que organizaron el referéndum". "Es una acción provocadora que va a destruir las relaciones entre árabes y kurdos", subrayó.

Esta milicia mayoritariamente chiita fue creada en 2014 para luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La milicia chiita Asaib Ahl al Haq también reaccionó. Su portavoz, Mahmud al Rubai, pidió a las autoridades federales que tomen "las medidas legales para oponerse a este proyecto que amenaza la paz civil y la seguridad nacional".

Washington y numerosos países occidentales también pidieron suspender la consulta, estimando que perjudicaría la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP