Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un tren pintado con los colores de la bandera serbia con la inscripción "Kosovo es Serbia" escrita en varias lenguas, en la principal estación de trenes de Belgrado, el 14 de enero de 2017

(afp_tickers)

Los líderes de Kosovo y de Serbia acordaron el martes por la noche rebajar la tensión entre ambos países y abrir una vía para normalizar las relaciones entre ambos, tras un encuentro auspiciado por la Unión Europea en Bruselas.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, calificó las conversaciones entre el presidente de Kosovo, Hashim Thaçi, y el líder del Gobierno, Isa Mustafa, y sus homólogos serbios, el presidente Tomislav Nikolic y el primer ministro Aleksandar Vucic, como muy alentadoras.

Casi dos décadas después de la guerra de Kosovo, tras la cual Pristina proclamó su independencia en 2008, Serbia sigue sin reconocer la soberanía de este Estado.

Los dirigentes "se pusieron de acuerdo para dejar atrás las tensiones y concentrarse en el trabajo que queda para el futuro", dijo declaró Mogherini en un comunicado, en el que precisó que las conversaciones al más alto nivel deberían abrirse en los próximos días.

Para Mogherini, la normalización de las relaciones entre los dos países es fundamental si quieren acercarse a la UE.

Ambos países abrieron en 2011 una instancia para normalizar sus vínculos, pero, en el último mes, las relaciones entre ambos se han tensado.

Los kosovares reclamaron el arresto en Francia, el 4 de enero, a instancias de una petición de las autoridades serbias, del ex primer ministro kosovar Ramush Haradinaj.

Diez días después, otra polémica estalló después de que un tren pintado con los colores de la bandera serbia saliera de Belgrado en dirección a Kosovo con la inscripción "Kosovo es Serbia" en varias lenguas.

AFP