Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes y refugiados esperando para cruzar la frontera croata-húngara en la localidad de Baranjsko Petrovo Selo, cerca de Beli Manastir, en Croacia, el 2 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Miles de migrantes siguen llegando a Croacia, donde el frío y la lluvia han comenzado a instalarse, lo que complica para las autoridades y las ONG el manejo de esta crisis inédita que además podría durar mucho tiempo.

"Ha empezado a hacer mucho frío. Para alguien de mi país no es nada fácil", cuenta Ahmad, un estudiante sirio de 22 años, vestido con una sudadera, una chaqueta y una manta contra la lluvia. Junto a él, otros compañeros de ruta tiritan mientras cruzan por el camino de Bapska, por donde los migrantes pasan de Serbia a Croacia.

Pese a los escasos 12ºC, el viento y la llovizna, son pocos los que se quejan mientras esperan ser trasladados al campamento de tránsito de Opatovac, ubicado a una docena de kilómetros de allí. "Para los adultos, todavía es soportable, es para los niños para los que comienza a ser difícil", afirma un sirio de 58 años, que huye de la ciudad de Raqa, convertida en la capital de los yihadistas del grupo Estado Islámico.

En las planicies del este de Croacia, el clima ha cambiado rápido. "Hace unos días, la gente sufría por el calor. Ahora, ha llegado el frío y la lluvia, las temperaturas pueden caer hasta los 5ºC. Los riesgos son la hipotermia y las infecciones respiratorias, sobre todo para los niños", subraya Nathalie Salles, coordinadora de la misión de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Croacia, con sede en el campamento de Opatovac.

En este campamento de tránsito de migrantes en Oriente Medio, con capacidad para 4.000 personas, las autoridades comienzan a organizarse.

La situación caótica de los primeros días, en donde miles de personas esperaban varias horas antes de poder entrar, se ha calmado. Los numerosos traslados en autobuses hacia Hungría han hecho caer el número de migrantes a alrededor 250 el martes y varias obras estaban en curso en esta 'vitrina' de la acogida de migrantes en Croacia.

- ¿Una 'ruta para el invierno' en el sur? -

Pese a que se ha montado algunos prefabricados con calefacción para acoger a niños y mujeres, la mayoría de migrantes siguen instalados en carpas militares, de donde tienen que sacar cada día el agua de lluvia que se acumula en el techo.

Mientras tanto, persiste la incertidumbre sobre un posible cierre de las fronteras húngaras, lo que bloquearía en territorio croata -donde el invierno es difícil- a miles de migrantes.

Además de en el campamento de Opatovac, Croacia ha recibido a migrantes en Zagreb, donde hay una capacidad de acogida de entre 1.500 a 2.000 personas, y en Beli Manastir (alrededor un centenar), cerca de la frontera con Hungría.

También existen otros centros provisionales en Kutina, Sisak y Jezevo (800 a 900 personas en total), a unas docenas de kilómetros de Zagreb, o Cepin (noreste), pero podrían estar saturados rápidamente por las miles de personas que llegan cada día de Serbia.

El gobierno descarta un rumor, alimentado por la oposición en campaña para las elecciones legislativas de noviembre, de una nueva puerta de entrada de migrantes por Montenegro, en el sur del país, en la región de Dubrovnik, joya del turismo croata, donde el clima es más clemente.

Algunos la llaman ya 'la ruta para el invierno' pese a que la 'bura', un viento frío y seco se levanta por el norte, y el terreno accidentado dificultaría el paso, o incluso lo haría peligroso.

El Gobierno ha asegurado que intentará convencer a los migrantes que no pasen por este camino, pero las autoridades regionales se preparan a cualquier eventualidad y preparan antiguas instalaciones militares en la península de Prevlaka.

AFP