Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un trabajador repara el tendido eléctrico afectado por los combates entre las fuerzas ucranianas y los rebeldes prorrusos cerca de Avdiivka, en la región de Donetsk, en el este de Ucrania, el 27 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Ruslan y Oleksandre conducen su minibús polvoriento por un campo lleno de cráteres provocados por obuses, una tierra de nadie en la que sólo unos pocos osan aventurarse en el frente del este de Ucrania.

Los dos hombres, que trabajan en la mayor fábrica de Avdiivka, arriesgan sus vidas para encontrar y reparar las líneas eléctricas dañadas por los combates que sumen regularmente en la oscuridad esta ciudad industrial, situada en la línea de contacto entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos.

"Cuando veo las luces de los bombardeos en dirección a Avdiivka, empiezo a contar los segundos antes de que salte la corriente", cuenta Ruslan Kolesov, de 45 años, responsable de transportes en la central de carbón de la ciudad, que suministra la electricidad.

"Puedo determinar dónde van a caer los obuses con una precisión de 200 metros observando únicamente su duración y su ruido", asegura.

Controlada por el ejército ucraniano, Avdiivka -y en particular la fábrica en la que trabaja Ruslan- es regularmente víctima de los combates entre los dos bandos beligerantes, dado que sus posiciones sólo distan varios centenares de metros.

Cuatro líneas eléctricas vitales para la fábrica y para alumbrar la ciudad atraviesan el frente desde una central térmica situada en territorio rebelde.

Esto significa que decenas de kilómetros de cables son a menudo dañados por los combatientes. Cuando esto ocurre, Ruslan, Oleksandre y su equipo deben intervenir.

"La fábrica está en el corazón de la ciudad. Suministra electricidad y calefacción a todos los habitantes de Avdiivka. Si interrumpen el suministro de ésta, toda la ciudad se queda sin luz", explica Ruslan.

- Interrogatorio -

Antes de que los equipos técnicos puedan alcanzar el tendido eléctrico, Ruslan y sus colegas deben lograr que el ejército ucraniano y los rebeldes dejen de disparar.

"Empezamos sólo cuando los dos bandos nos garantizan un 'pasillo de seguridad'. Pero aunque ambos lo prometan, eso no quiere decir que no nos podamos encontrar en medio del fuego", explica.

En 2015, miembros del equipo fueron detenidos en uno de los puntos de control rebelde. Los tomaron por "saboteadores", les vendaron los ojos y se los llevaron a un lugar para interrogarlos. Después de varias horas de tensión, fueron liberados cuando los separatistas entendieron quiénes eran.

Recientemente, el ejército ucraniano les proporcionó cascos de fibra kevlar y chalecos antibalas, pero los miembros del equipo son reticentes a usarlos por temor a que los confundan con combatientes.

"Cuando uno lleva un chaleco antibalas caqui, es complicado explicar que no es un saboteador", dice Oleksandre Korovan, de 37 años.

- 'Como hormigas' -

Algunos miembros del equipo explican que han perdido toda sensación de peligro cuando salen en misión, en momentos en que Ucrania entra en el cuarto año de una guerra sangrienta que ha dejado más de 100.000 muertos.

Pero Oleksandre y otros conductores siguen echando a suertes quién de ellos arriesgará su vida en la próxima expedición.

"En nuestro trabajo, con lo único que podemos contar es con nuestra intuición", comenta Oleksandre, padre de dos niños. "Eso siempre asusta", añade.

Los hombres no reciben ningún plus económico por peligrosidad, pero aseguran que no tienen ninguna intención de cambiar de trabajo.

"Nuestra ciudad y nuestra fábrica son como un gran hormiguero", dice otro conductor, Serguei. "Tratan de destruir nuestro hormiguero con bombardeos, pero nosotros, como hormigas, lo reparamos todo, volvemos a conectar la luz y seguimos viviendo", cuenta.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP