Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general de la OPEP, Abdullah el-Badri, realiza un discurso durante una conferencia como parte de la conferencia sobre el petróleo y el gas en la ciudad de Kuwait (KOGS 2015, el 11 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Las monarquías del Golfo siguen oponiéndose a una reducción unilateral de la producción de petróleo, aun a riesgo de agudizar la caída de los precios del crudo, coinciden los expertos una semana antes de una importante reunión de la OPEP en Viena.

El petróleo producido por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Catar representa más de la mitad de la producción total de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que es de unos 32 millones de barriles diarios (mbd)

"Los Estados del Golfo no van a aceptar una reducción unilateral de la producción, necesitarían una importante cooperación de otros productores (fuera de la OPEP), en especial de Rusia, para hacerlo" declara a la AFP el experto kuwaití en energía, Kamel al Harami.

La OPEP celebra una crucial reunión el 4 de diciembre, en su sede de Viena, para evaluar la situación mundial del mercado petrolero, en el que los precios han caído un 60% desde mediados de 2014, debido a un exceso de producción y a abundantes reservas, que se elevan al nivel récord de más de 3 mbd. Esta reunión estará precedida por otra, informal, con los productores no pertenecientes a la OPEP.

"Los productores del Golfo no están dispuestos a cambiar su política que consiste en preservar sus cuotas de mercado más que los precios, y ello pese a la caída de sus ingresos", explica el economista saudí, Abdelwahab Abu Dahesh.

Si la OPEP decidiera una reducción de la producción, los productores del Golfo "tendrían que soportar la mayor carga, pues ningún otro miembro de la OPEP tiene la capacidad de hacerlo y Rusia (no miembro de la OPEP) no quiere" bajar su producción, añade.

Un alto responsable petrolero del Golfo tampoco espera un cambio de actitud de las monarquías de la región. "Nada se ha producido para convencer a estos Estados de que modifiquen su política y reduzcan su producción", declaró a la AFP, requiriendo el anonimato.

- Arabia dispuesta a cooperar-

Sin embargo, Arabia Saudí, líder de este cártel de exportadores, indicó la semana pasada que estaba dispuesta a cooperar para estabilizar el mercado y para sostener los precios del petróleo.

Venezuela, miembro de la OPEP muy afectado por la caída de las cotizaciones, junto con varios expertos han advertido que los precios podrían caer a 20 dólares el barril -frente a los 40 dólares actuales- si no se limita la oferta.

El secretario general de la OPEP, Abdalá Al Badri expresó recientemente su confianza en una recuperación del mercado en 2016, gracias a un aumento de la demanda y a un descenso de la producción. Además atribuyó el exceso de oferta a los países no OPEP que, según él, colocan en el mercado un excedente de producción de 6 mbd, pero que comienza a reducirse.

Para Basam Fattuh, director del Institute for Energy Studies, con base en Oxford, el proceso de reequilibrio del mercado ya ha empezado, pero el impacto sobre los precios será lento.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) indicó que la demanda sólo crecería en 1,2 mbd en 2016, contra los +1,8 mbd este año. Harami prevé, así, precios bajos durante los dos próximos años, a la espera de que se produzca una verdadera reactivación de la economía mundial. Pero las masivas reducciones de las inversiones petroleras contribuirán a bajar la producción, añade.

Según Arabia Saudí, más de 200.000 millones de dólares (188.000 millones de euros) en proyectos energéticos han sido anulados este año en todo el mundo. Además se esperan otras anulaciones para 2016. En fin, pese a la reducción de sus ingresos petroleros, los países del Golfo pueden contar con sus enormes reservas en divisas, destaca Abu Dahesh.

AFP