Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los palestinos, frente a la riesgosa opción de la ruptura

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas (c), toma la palabra durante una reunión en Ramala, Cisjordania, el 14 de enero de 2018

(afp_tickers)

El llamamiento de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) a suspender el reconocimiento de Israel pone en tela de juicio uno de los principios fundadores de los procesos de paz, pero pocos apuestan que el gobierno palestino asuma hasta el final una ruptura llena de riesgos.

Los analistas ven en el llamamiento lanzado el lunes por la noche por uno de los principales órganos de la OLP una expresión de la exasperación de los palestinos y el reflejo de su impotencia frente a la decisión de la administración de Donald Trump.

Se trata de un llamamiento no vinculante. En última instancia será el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, quien zanjará.

El Concejo Central de la OLP, organización internacionalmente reconocida como el representante de todos los palestinos, pidió que la dirección palestina suspenda el reconocimiento de Israel hasta que el Estado hebreo reconozca un Estado de Palestina en las fronteras anteriores a 1967, es decir, antes de la ocupación de los territorios palestinos de Cisjordania y la toma de Jerusalén Este.

Los casi 90 miembros del Consejo estipularon que Israel debería también revocar la anexión de Jerusalén Este y frenar la colonización en Cisjordania y en la parte oriental de la ciudad santa.

Reclamaron asimismo que se suspenda la ultrasensible coordinación con Israel en el sector de la seguridad.

La OLP ya no está atada a las obligaciones del acuerdo de Oslo, agregaron.

- Interdependencia -

Estas medidas serían la respuesta a la decisión anunciada el 6 de diciembre por Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel, pero también las posiciones adoptadas por la administración estadounidense en el conflicto israelo-palestino.

La decisión unilateral de Trump sobre Jerusalén rompe con décadas de diplomacia estadounidense e internacional selló para los palestinos la posición ostensiblemente proisraelí.

La OLP rechaza que Washington sea considerado ahora un mediador de paz, decidió el Consejo Central.

El domingo, en un dicurso, Abas dio el tono. "El acuerdo del siglo es la bofetada del siglo", dijo en referencia a la voluntad proclamada por Trump de presidir "el acuerdo (diplomático) último" entre israelíes y palestinos.

El Ejecutivo de la OLP debe ahora aplicar o no las disposiciones del Consejo.

Los expertos se muestran circunspectos ante la posibilidad de que la dirección del Comité ejecutivo, en definitiva Abas, asuma las conclusiones del Consejo Central. Señalan las repercusiones concretas potencialmente considerables, incluido para la misma dirección palestina.

"Si dejamos de reconocerlos, dejamos de tratar con ellos en todos los sectores, de seguridad y civiles", observó el analista palestino Ghassan Jatib. "Prácticamente no es posible, dada la interacción e interdependencia", dijo a la AFP.

El histórico reconocimiento de Israel por la OLP en 1988 fue el preludio a los acuerdos de Oslo en 1993, que debían desembocar en un acuerdo de paz que aún no llega 25 años después.

Este acuerdo se considera la base para la creación de un Estado palestino y sigue siendo la referencia en toda negociación de paz.

- Silencio israelí -

La cooperación en temas de seguridad es uno de los pilares de Oslo. Si se suspende, los observadores alertan sobre el peligroso vacío que dejaría.

Ya en 2015 el Consejo Central de la OLP se había pronunciado sobre esta medida, que nunca fue implementada.

Zalman Shoval, exnegociador israelí con los palestinos, estima que la Autoridad Palestina y el mismo Abas sacan de Oslo lo que les queda de legitimidad. "Si no nos reconocen, es mutuo, no serán más reconocidos como la dirección palestina y habrá que encontrar a otro", dijo.

En cuanto a no aceptar más la mediación estadounidense, Ghassan Jatib estima que es la decisión que probablemente se podría tomar, al menos durante un plazo. "Ningún otro país reemplazará a Estados Unidos. El resultado concreto es que no habrá ningún proceso (diplomático) en un futuro previsible", añadió.

Los analistas palestinos concuerdan sobre el punto de que la declaración del Consejo Central es la constatación de un cambio necesario, dado que la perspectiva de una independencia palestina se aleja cada vez más.

Pero "esto hace mucho ruido, y hay pocos actos", lamentó Diana Buttu, excolaboradora y ahora crítica de Abas.

Abas, de 82 años, y gran parte de la dirección palestina pertenecen a la misma generación. "No se conduce un movimiento revolucionario con gente que alcanzó la edad de la jubilación", dijo.

Israel, de momento, no ha reaccionado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes