Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro británico, David Cameron, sale de Downing Street, en Londres, para hacer una declaración en el Parlamento el 11 de abril de 2016, tras la aparición de su nombre en los polémicos papeles de Panamá

(afp_tickers)

La revelación sobre las finanzas del primer ministro David Cameron en los papeles de Panamá podría acabar propiciando un cambio en la política británica, de la tradicional deferencia a una transparencia a la escandinava.

Cameron fue el primero en hacer públicos los ingresos e impuestos pagados en los últimos seis años y estimó que todos los "primeros ministros potenciales" deberían hacer lo mismo. A él le siguieron el ministro de Finanzas, George Osborne, y el alcalde de Londres, Boris Johnson, posibles sucesores de Cameron, además del líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn.

"Bienvenidos a la auténtica democracia... Revela o muere", avisó Matthew Parris, antiguo diputado conservador y columnista del diario The Times. "Los tiempos están cambiando. Se avecina una época en la que la deferencia y la confianza estarán ausentes", añadió, pronosticando que todos los diputados acabarán publicando sus declaraciones de la renta.

Los diputados británicos están obligados a revelar detalles de sus cuentas al Parlamento sólo si éstas pueden afectar a sus decisiones políticas.

No están obligados a dar grandes detalles sobre las cantidades y sólo deben dar cuenta de participaciones en empresas por encima de las 70.000 libras (87.000 euros, 100.000 dólares).

- Perdida de confianza -

El diputado conservador Jacob Rees-Mogg lamentó que "es una pena que hayamos perdido privacidad", en una entrevista con la BBC. "Está claro que en un año o dos todos los diputados publicarán sus declaraciones de la renta y yo no voy a ser el único que no lo haga", afirmó.

"De algún modo, es culpa de los políticos, porque hemos perdido la confianza del público por el asunto de los gastos", añadió, refiriéndose al escándalo de 2009, cuando se conoció que los diputados cargaban al erario público las cosas más variopintas y que acabó con cinco de ellos en la cárcel, además de dos miembros de la Cámara de los Lores.

Para el exministro conservador Alan Duncan, el riesgo es que la gente acabe valorando más al político pobre "y acabemos con una Cámara de los Comunes llena de fracasados".

- Churchill no hubiera pasado el corte -

La imagen de Cameron se ha visto afectada por el retraso en revelar que tuvo acciones en la empresa que su difunto padre creó en un paraíso fiscal y que recibió dinero de su madre, aún viva, para evitar pagar los impuestos de sucesión.

Además, a ojos de muchos observadores, la difusión de las declaraciones de renta ha alimentado la imagen de privilegiados de Cameron y su círculo de colaboradores.

El diario de izquierdas The Daily Mirror consideró este martes que hay una contradicción entre el patrimonio de Osborne y Cameron y su defensa de la austeridad presupuestaria y señaló que el ministro de Finanzas se benefició personalmente de uno de sus recortes en los impuestos a los ricos.

The Guardian dijo que Cameron "tendrá difícil hacer olvidar que encarna a la clase privilegiada que más se benefició de los paraísos fiscales".

William Hague, el que fue líder conservador y ministro de Exteriores, pidió que no se juzgue a los políticos por sus finanzas personales. "Tuvimos líderes como (Winston) Churchill a los que hubiera sido difícil defender (...), y sin embargo Churchill fue el líder más grande de los tiempos modernos", dijo en la BBC.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP