Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen del Air Force One en París, el 13 de julio de 2017

(afp_tickers)

Los futuros aviones Air Force One, destinados al presidente de Estados Unidos, serán dos aparatos Boeing que iban a ser vendidos originalmente a una compañía rusa que ahora está en quiebra, aseguró este martes a la AFP una fuente del sector.

Estos dos aviones 747-8 iban a ser vendidos a la aerolínea rusa Transaero, que en 2015 se declaró en bancarrota, de acuerdo a esta fuente.

Esto permitió a la fuerza aérea estadounidense adquirir estos aparatos a un precio razonable. El presidente Donald Trump se había quejado de que era excesivo el precio que se estaba pidiendo por estos aviones, que deben reemplazar a los que hoy se utilizan.

Transaero había pedido los aviones en 2013, pero no había pagado por ellos. Boeing los llevó a unas instalaciones, en el aeropuerto del desierto de Mojave, en California (oeste), en donde el aire seco impide que se afecten por la corrosión.

Boeing transformará estas aeronaves comerciales en aviones presidenciales, agregando sistemas de seguridad y tecnología de última generación para cumplir con los requerimientos del ministerio de Defensa. El precio propuesto finalmente al Pentágono tomó en cuenta la crítica de Trump, de acuerdo a esta fuente.

Un 747-8 en su versión civil es vendido por alrededor de 390 millones de dólares según su precio de catálogo. Pero este precio cambia según la tecnología que se le agregue.

"Todavía estamos discutiendo para llegar a un acuerdo sobre la venta de estos 747-8 a la fuerza aérea. Las discusiones se centran en asegurar la adquisición de un (avión de) gran valor para la fuerza aérea y un buen precio para los contribuyentes", declaró a la AFP un portavoz de Boeing sin ofrecer más detalles.

"Estamos en la fase final de esta compra (...) y pronto deberíamos cerrarla", agregó. Un acuerdo podría ser anunciado dentro de las próximas semanas.

Un poco más de un mes después de ganar candidatura a la presidencia por el Partido Republicano, Donald Trump había amenazado con cancelar la compra de un Air Force One porque el precio era excesivo.

"Boeing está construyendo un nuevo 747 para futuros presidentes, pero el precio es muy alto, más de 4.000 millones. ¡Cancelen esa compra!", escribió en Twitter, su medio de comunicación favorito.

El Air Force One, que adquiere ese nombre solo cuando el presidente está a bordo, le permite ejercer todas sus funciones desde allí, incluyendo la posibilidad de ordenar un ataque nuclear.

La fuerza aérea tiene un presupuesto total de 3.000 millones de dólares destinados para la adquisición de dos 747-8.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP