Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida por el Ministerio ruso de Defensa que muestra a un piloto de la Fuerza Aérea a su vuelta de Siria, recibido como un héroe, el 15 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Los primeros pilotos rusos de regreso de Siria fueron recibidos este martes con todos los honores, tras el anuncio inesperado de retirada parcial realizado por el presidente Vladimir Putin, saludado por la ONU y las potencias occidentales.

Los pilotos fueron recibidos en la base militar de Voronezh, en el sudeste de Rusia, por una multitud que agitaba banderines rusos y que traía flores y globos para celebrar su retorno.

Antes de aterrizar hicieron un vuelo de exhibición, según imágenes transmitidas por la televisión rusa.

En Siria, por su parte, los yihadistas del Frente al Nosra, la filial siria de Al Qaida, hablaron de "derrota" rusa y anunciaron que lanzarán una ofensiva en este país en las próximas 48 horas.

Pero la retirada rusa no significa en realidad el fin definitivo de sus bombardeos. Su aviación volvió a atacar posiciones rebeldes sirias, cerca de la ciudad antigua de Palmira (centro), en manos del grupo Estado Islámico (EI) según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La Casa Blanca estimó que Rusia cumplía por el momento con el inesperado anuncio de retirada. El secretario de Estado John Kerry anunció por su parte que se reunirá la próxima semana con Putin.

El secretario de Estado no entregó datos adicionales sobre la visita pero su portavoz John Kirby señaló a los periodistas que se podría producir después del próximo martes, una vez Kerry regrese de acompañar al presidente Barack Obama en su viaje a Cuba.

- 'Impacto positivo' -

En Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, declaró que la retirada parcial rusa era un "acontecimiento significativo" que esperaba tenga un "impacto positivo" en las negociaciones de paz de Ginebra.

De Mistura reveló que la oposición y el régimen le habían entregado "documentos" para una solución política del conflicto.

Según los expertos, esta retirada militar rusa es una maniobra táctica, destinada a presionar al presidente sirio, Bashar al Asad, justo cuando se inician las negociaciones con la oposición.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó sin embargo que la retirada no suponía "de ninguna forma" una medida de represalia ante la intransigencia de Asad, que se niega a abandonar el poder, a pesar de las exigencias de los rebeldes y de las potencias.

Desde el 30 de septiembre, más de 50 aviones de combate rusos han atacado casi diariamente "objetivos terroristas" y han permitido al Ejército del régimen, en dificultades, lograr importantes victorias. Sin embargo, los occidentales acusan a Rusia de atacar más a los rebeldes "moderados" que a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Siria vive una sangrienta guerra civil desde hace seis años.

- 'Protección eficaz' -

La retirada, dijo el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, supone "una buena base (...) para que el proceso político se desarrolle como previsto".

Pero el jefe de la administración presidencial rusa, Serguei Ivanov, advirtió: "Mantenemos una protección eficaz para la parte del contingente que se queda en Siria, en particular con medios de protección en tierra, mar y aire".

Además, el viceministro ruso de Defensa advirtió que su país seguirá bombardeando "objetivos terroristas" en Siria. "Todavía es muy temprano para hablar de victoria sobre el terrorismo. La aviación rusa tiene la misión de seguir golpeando objetivos terroristas", dijo Nikolai Pankov desde la base aérea rusa de Hmeimim, en el noroeste de Siria.

Los bombardeos en los alrededores de Palmira permitieron al Ejército regular sirio avanzar hasta 4 kilómetros al sur y oeste de la ciudad, en manos del EI desde mayo de 2015.

Si el Ejército sirio logra tomar Palmira, una joya arqueológica declarada Patrimonio de la Humanidad, sumaría "una importante victoria, ya que esto le abriría el camino hasta la frontera con Irak", explicó una fuente de seguridad en el terreno, citada por el OSDH.

Tanto el Consejo de Seguridad de la ONU como Irán, a través de su ministro de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, consideraron "positivo" el anuncio del Kremlin.

La guerra en Siria, que empezó en marzo de 2011 tras la represión del régimen contra manifestaciones prodemocráticas, se ha convertido en un conflicto complejo donde intervienen actores locales e internacionales. Hasta ahora han muerto cerca 270.000 personas y la mitad de la población ha tenido que huir del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP