Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una enfermera siria alimenta a un recién nacido evacuado de un hospital por un bombardeo, el 9 de junio de 2016 en Alepo

(afp_tickers)

Entre el estruendo de las bombas y los gritos estridentes, los recién nacidos, en sus incubadoras cubiertas por escombros, llegan de forma brutal a la vida, esquivando la muerte tras un ataque cerca de un hospital de la ciudad siria de Alepo.

El miércoles, tres hospitales en el sector controlado por los rebeldes de la ciudad arrasada por la guerra fueron "atacados" en un intervalo de tres horas, según Unicef. Entre ellos, el hospital Al Hakim, uno de los últimos servicios de pediatría que quedaban en la parte este de Alepo.

Todos los bebés sobrevivieron, y el corresponsal de la AFP en Alepo pudo ver a al menos 10 recién nacidos en incubadoras puestas a salvo en el sótano del edificio.

Algunos lloraban, otros eran alimentados con biberón por las enfermeras que verifican con regularidad el ritmo cardíaco de las pequeñas criaturas.

"Un barril explosivo fue lanzado al lado (del hospital) el miércoles por la mañana. Afortunadamente, solo las puertas y algunas incubadoras sufrieron daños pero tuvimos que trasladar a los bebés a un lugar seguro", narró este jueves un médico a la AFP.

"Fue un momento horrible", contó el doctor Hatem, un pediatra que se encarga del centro médico, citado por The Syria Campaign, una ONG a favor de la oposición siria en lucha contra el régimen de Bashar al Asad.

Aterrorizadas por la idea de que los bebés respiraran el polvo provocado por el bombardeo, las "enfermeras se pisaban unas a otras para evacuarlos hacia el sótano, mientras muchos de ellos comenzaban a llorar".

Además de Al Hakim, otros dos centros médicos, como Al Bayan justo en frente, sufrieron daños por los bombardeos.

Estos hospitales se encuentran en el sector controlado por los rebeldes en Alepo, ciudad dividida desde 2012 entre la zona oeste, dirigida por el régimen, y la zona este, en manos de los insurgentes.

Esta gran ciudad del norte de Siria, una ciudad con más de 4.000 años de historia, fue arrasada por los combates y los bombardeos que dejaron miles de muertos.

En los combates, el régimen ataca lanzando sobre las zonas rebeldes de Alepo barriles explosivos destructores, y los insurgentes responden con mortíferos lanzamientos de cohetes hacia.

Los bombardeos del miércoles dejaron 15 víctimas mortales, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la mayoría en el estallido del barril explosivo.

- Condiciones sanitarias alarmantes -

Según el doctor Hatem, "solo quedan 18 incubadoras en el este de Alepo", donde la población varía, según las estimaciones, entre 100.000 y 200.000 personas.

"Me gustaría que todos los jefes de Estado imaginaran que uno de esos bebés es el suyo", destacó el doctor Hatem. "Lo que harían por sus hijos en un bombardeo, deben hacerlo por estos recién nacidos".

El hospital de Al Hakim fue creado en el verano de 2012, pero se trasladó en varias ocasiones por los bombardeos, indicó un portavoz de la Independent Doctors Associations, que lo financia.

Alepo, antigua capital económica ahora devastada, ha pagado un alto precio en la guerra que arrasa Siria desde 2011 y que ha dejado ya más de 280.000 muertos y millones de desplazados.

Las condiciones sanitarias en la zona rebelde de la ciudad son alarmantes, según los médicos que trabajan allí, y los constantes bombardeos no perdonan al personal sanitario.

En abril, el doctor Hatem lamentaba la desaparición de su amigo y compañero Mohamed Wasim Maaz, muerto en un ataque aéreo contra un hospital del este de Alepo que acabó también con la vida de un dentista, tres enfermeros y 22 civiles.

Con la única carretera que une aún los barrios del este con las zonas rebeldes de la provincia de Alepo bombardeada ahora casi a diario, "los alepinos no tienen opciones" especialmente en el terreno médico, explicó la doctora Samah Basas.

"Estamos acostumbrados a las bombas. Pero si nos asedian, el hambre y las enfermedades se instalarán aún más rápido y la muerte será todavía más inevitable", aseguró la directora de Syria Relief Network, un órgano que reagrupa unas sesenta asociaciones humanitarias activas en Siria.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP