Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El inmigrante sirio Mohamed Amin, de 43 años, con su hijo en el balcón donde ha instalado una panadería para ganarse la vida en El Cairo, el 8 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Cinco años después de haber huido de Siria, Mohamed Amin, de 43 años, instaló una panadería en el balcón de su apartamento en El Cairo, olvidando, como muchos otros compatriotas, sus proyectos de emigración a Europa.

"Me vine a Egipto pensando que sería la puerta de entrada hacia Europa", explica Amin. "Dejé la documentación en varias embajadas europeas (...) y esperé mi turno", que nunca llegó, cuenta.

Según el Gobierno egipcio, alrededor de medio millón de sirios se encuentran en el país. A 28 de febrero, 120.154 de ellos estaban registrados en la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Amin creyó que había llegado la hora de irse cuando el año pasado dos de sus vecinos consiguieron los papeles para Holanda y Canadá, pero tras haber recibido cartas de ellos en las que decían que en los países de acogida "la vida no es tan rosa" como creían, él cambió de parecer.

"Hay racismo y la cultura occidental es muy diferente de la árabo-musulmana, aunque la calidad de vida sea mejor", explica este padre de cuatro hijos que poseía dos panaderías en la ciudad siria de Muadamiya al Sham.

Su suegra, Um Haitham, se siente en Egipto "como en su propio país".

Y él también. "Yo no me siento como un refugiado en Egipto. La lengua, la cultura, las tradiciones son las mismas", añade Amin. Por eso decidió quedarse, como muchos otros sirios.

Mohamed, de 44 años, asegura que "todos aquellos que se fueron le advirtieron que no se hiciera ilusiones".

- "Emigración difícil" -

A su llegada a Egipto, Mohamed consideraba el país como una etapa temporal, pero este antiguo jugador de fútbol en Siria se asoció con un empresario sirio para montar una tienda de ropa en El Cairo.

Para los refugiados sirios, la vuelta al país no es viable. La guerra, que comenzó en 2011, causó más de 320.000 muertos y millones de refugiados, tanto en Siria como en el extranjero.

Paralelamente, cada vez menos sirios se aventuran en el Mediterráneo para intentar llegar a Europa.

"Los sirios constituyen el 1% de los detenidos en Egipto en 2016 cuando intentaban llegar a Europa; es una fuerte bajada porque representaban el mayor contingente en 2013 y 2014", explica a AFP Tarik Argaz, portavoz en Egipto de Acnur.

Según él, los sirios tuvieron acceso a los colegios y a los servicios sanitarios en Egipto, "lo que los ha reconfortado (...) y se han integrado".

"Las tensiones en Europa con los refugiados empujan a muchos de ellos a pensárselo dos veces antes de irse de Egipto", recalca Argaz.

Por otro lado, según Acnur y el gobierno sirio, las autoridades de El Cairo abrieron la puerta recientemente a la reagrupación familiar para los refugiados sirios.

En marzo de 2016, un acuerdo entre Turquía y la Unión Europea complicó la emigración a Europa, cerrando la ruta de los Balcanes.

Además de la aprensión al choque cultural, el miedo al racismo ha sido un factor decisivo a la hora de quedarse en Egipto, sobre todo tras el ataque a una mezquita en Quebec, donde un estudiante canadiense, simpatizante de la extrema derecha, mató a seis musulmanes.

"Cuando oí hablar del ataque en Quebec, tuve miedo. Aquí por lo menos podemos ir a la mezquita en (condiciones de) seguridad", dice Ayman, un técnico informático de 42 años.

Y Egipto no se plantea reenviar a estos refugiados.

"No les diremos que se vayan, independientemente de la duración de su estancia", asegura un responsable egipcio bajo anonimato. "Egipto no los tratará como a refugiados".

El abogado Yusef al Mataani confirma que los sirios ya no quieren llegar a Europa a toda costa.

"Recibía a 10 familias sirias cada semana para ayudarles a acelerar las demandas (de visado) de inmigración. El número cayó -explica- en los últimos meses hasta alcanzar cero estos días".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP