Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes y refugiados llegan a las isla griega de Lesbos, después de cruzar el mar Egeo desde Turquía, el 22 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Alternando marchas interminables, viajes por tren o en embarcaciones precarias, miles de refugiados siguen llegando cada día a Europa, desviando su trayecto en función de los cierres de fronteras.

Más de 600.000 personas cruzaron el Mediterráneo desde principios de año. ¿Quiénes son? ¿Por qué están dispuestas a correr tantos riesgos? ¿Que hace la Unión Europea ante esta llegada masiva de refugiados?

- Siria, un factor clave -

La crisis se inició hace años, pero la prolongación del conflicto en Siria, que ya le ha costado la vida a más de 250.000 personas, amplificó de manera pocas veces vista los movimientos migratorios. "Estamos frente a la mayor crisis migratoria y de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial", afirmó el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, al igual que varios dirigentes europeos.

Turquía, Líbano y Jordania, vecinos de Siria, han recibido el mayor número de refugiados. Así, Turquía acoge a unos 2,2 millones de sirios. Por otra parte, "ya hay más niños sirios que libaneses en la escuela en Líbano", estimó recientemente un comisario europeo, Johannes Hahn.

Las condiciones de vida de los refugiados sirios en estos países vecinos se han "degradado" mucho, estimó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, quien lamentó hace algunas semanas en Bruselas la reducción de los recursos otorgados a las agencias humanitarias presentes en los campos de refugiados de esos países.

La prolongación del conflicto sirio y la degradación de la situación en los países limítrofes de Siria llevaron a cada vez más sirios a sumarse a los migrantes de otros orígenes que se dirigen hacia la UE.

- Cientos de miles de migrantes -

Los movimientos migratorios irregulares hacia Europa casi se han triplicado entre 2014 y 2015, según datos de ACNUR y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Sobre un total de medio millón de personas que llegaron a Grecia, unos 288.000 son sirios, 77.000 son afganos, 22.000 iraquíes, 14.000 paquistaníes, según la OIM.

Quienes llegaron a Italia son mayoritariamente eritreos (unos 36.000), nigerianos (18.000) y somalíes (10.000), según la misma fuente.

- El invierno no necesariamente frenará la llegada de migrantes -

La llegada del invierno no necesariamente desalentará a los migrantes, según expertos, quienes destacan que la situación en Siria ha empeorado.

Así, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Gran Bretaña, 100.000 personas huían el martes ante la ofensiva del ejército sirio en las provincias de Hama, Alepo y Latakia.

La "desesperación" de los sirios, convencidos de que "no hay absolutamente ninguna posibilidad de regresar" a su país de origen, y el temor de que "se cierren a corto plazo" las fronteras europeas, crean un sentimiento de urgencia, según Louisa Vinton, coordinadora de la ONU en Macedonia. "Mi impresión personal es que seguiremos viendo grandes cantidades (de gente), pese al riesgo de las condiciones invernales", salvo si la UE encuentra una forma de repartir de modo "creíble" a los refugiados, estimó Vinton esta semana.

- Cambian los caminos de los migrantes -

Los caminos que toman los migrantes cambian permanentemente. Los riesgos de cruzar el Mediterráneo desde Libia hacia Italia en barcos sobrecargados (más de 2.800 muertos en 2015 entre África e Italia sobre un total de 3.100 migrantes muertos en el mar en la región, según la OIM), así como las operaciones europeas contra los traficantes de personas, contribuyeron a reorientar a los migrantes hacia otras rutas, que pasan en particular por los Balcanes.

En este itinerario, los migrantes suelen llegar a Grecia desde Turquía en embarcaciones de fortuna, tras un cruce marítimo corto. Luego pueden proseguir su viaje por Macedonia y Serbia. La mayoría de ellos quieren ir hasta Alemania, considerado un país acogedor.

- Qué hace la UE -

Los europeos acordaron reforzar sus fronteras exteriores. Hablan de crear a mediano plazo un cuerpo europeo de guardias fronterizos y empezaron a instalar en Italia y Grecia centros ('hotspots') para separar a los refugiados de aquellos considerados como inmigrantes económicos en cuanto lleguen a territorio de la UE.

Se prevé hacer regresar lo antes posible a sus países a aquellos considerados inmigrantes económicos, en particular cuando se trata de países africanos, con los que la UE quiere concluir nuevos acuerdos.

En lo que respecta a los refugiados, se planea repartirlos entre países europeos a partir de estos centros, en virtud de un mecanismo adoptado con muchas dificultades por los países miembros de la Unión. Pero este mecanismo está lejos de haberse puesto en marcha plenamente.

La UE también procura que países limítrofes de la Unión (Turquía, países de los Balcanes) acojan a más refugiados en su territorio a cambio de ayudas para ello.

AFP