Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame (C) celebra con partidarios su reelección, en Kigali, el 5 de agosto de 2017, en la sede del Frente Patriótico de Ruanda.

(afp_tickers)

Los ruandeses celebraron este sábado la victoria del jefe de Estado saliente Paul Kagame, reelegido con más del 98% de los votos para un tercer mandato de siete años al frente de un país que dirige con mano de hierro desde hace 23 años.

La amplia victoria de Kagame, de 59 años, al que sus seguidores alaban por haber terminado con el genocidio de 1994 y enderezado la economía de Ruanda, y al que sus críticos califican de déspota, no fue ninguna sorpresa.

"Estoy muy feliz. Esperaba esta victoria", declaró este sábado Yvette Uwineza, una informática de 36 años. "La continuidad es tranquilizadora", añadió.

La Comisión Electoral publicó este sábado los resultados completos de las elecciones en las que Kagame obtuvo el 98,63% de los votos, un resultado aún mejor que en 2003 (95%) y 2010 (93%).

La participación alcanzó el 96,42% de los 6,2 millones inscritos en las listas electorales.

El independiente Philippe Mpayimana logró un 0,73% de los sufragios, y Frank Habineza, líder del Partido Democrático Verde, la única formación opositora en Ruanda, obtuvo un 0,47% de los votos.

El porcentaje alcanzado por el presidente reelecto coincide con aquel con el que los ruandeses aprobaron en 2015 una modificación de la Constitución que le permitió a Kagame postularse para un tercer mandato y, en caso de victoria, presentarse a otras dos elecciones presidenciales.

- 'Una elección con vistas al futuro' -

Cerca del 98% de los ruandeses votaron a favor de esa reforma, criticada por los observadores, que podría permitirle a Kagame seguir en el poder hasta 2034.

"Esto confirma que los ruandeses han hecho una elección con vistas al futuro que quieren", declaró el viernes por la noche el jefe de Estado ante miles de seguidores reunidos ante la nueva sede de su partido, el Frente Patriótico Ruandés (FPR) en la capital, Kigali.

Sus dos adversarios, que habían pasado casi desapercibido en una campaña monopolizada por el FPR, el partido que controla todos los ámbitos de la sociedad del país africano, admitieron su derrota.

Los ruandeses se reunieron en distintos lugares del país para celebrar discretamente esa victoria, a su manera, sin grandes efusiones en las calles.

El viernes por la noche y hasta altas horas de la madrugada, tras unas elecciones que discurrieron sin sobresaltos, cientos de personas se reunieron en Kigali en un gimnasio cercano al estadio nacional para bailar y festejar la victoria del presidente.

El mandatario es el líder de facto de Ruanda desde que el FPR derrocó en julio de 1994 al Gobierno extremista hutu que desencadenó el genocidio que causó la muerte de 800.000 personas, sobre todo miembros de la minoría tutsi.

Primero fue vicepresidente y ministro de Defensa, dirigiendo el país en la sombra, antes de que el Parlamento lo nombrara presidente en el año 2000. En 2003 y 2010, fue reelegido por los ruandeses con más del 90% de los votos.

El presidente es considerado como el principal artífice del espectacular desarrollo económico de un país que quedó exangüe tras el genocidio, pero los grupos defensores de los derechos humanos lo acusan de no respetar la libertad de expresión y de reprimir cualquier tipo de oposición.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP