Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre pasa por delante de unas banderas de EEUU y la Unión Europea el 15 de mayo de 2017 en Bruselas

(afp_tickers)

La primera visita a Bruselas del presidente estadounidense, Donald Trump, es muy esperada por los dirigentes de la Unión Europea, que en los últimos meses han recibido cal y también arena del imprevisible mandatario.

Trump, que había calificado a Bélgica como un lugar "magnífico" pero también dijo durante la campaña que Bruselas era un agujero del infierno, se reunirá el jueves con los presidentes de la Comisión y del Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk.

Entre ambos socios los temas de fricción no faltan.

- Brexit -

Las cosas habían empezado mal: unos pocos días antes de su llegada al poder, Trump provocó inquietud al pronosticar que "otros países" también iban a dejar el bloque siguiendo los pasos de Londres.

Más tarde matizó su tono y felicitó a los europeos por su gestión del Brexit.

"Yo hubiera pensado, cuando esto se produjo, que otros seguirían, pero creo de verdad que la UE está recuperando el control", dijo.

Sin embargo, para Trump, el Brexit sigue siendo "algo excelente para Reino Unido y una cosa muy, muy buena para la UE también".

- Ordenadores en los aviones -

La eventual prohibición por parte de Washington de los ordenadores portátiles en la cabina de los aviones procedentes de Europa es el último tema de conflicto.

Esta medida sería una ampliación de una prohibición en vigor desde marzo para los vuelos directos a Estados Unidos con origen en varios países de Oriente Medio y el Norte de África.

Es una respuesta al temor de varios responsables de la lucha antiterrorista de que grupos yihadistas desarrollen la capacidad de confeccionar bombas camufladas como baterías de aparatos electrónicos.

Los responsables europeos se abstuvieron de oponerse frontalmente a la implantación de este medida, pero sí se molestaron de que una iniciativa de este tipo sea tomada de forma unilateral, sin que se compartan antes las informaciones sobre las amenazas que la justifican.

Tras una primera reunión en Bruselas el 17 de mayo, las autoridades estadounidenses han previsto nuevas discusiones, en Washington, durante la semana.

- Comercio -

El presidente estadounidense le pidió a su administración una lista de los países responsables del déficit comercial de su país.

Según el secretario de Comercio, los principales sospechosos serían China y Japón, pero en la lista también hay países europeos como Alemania y Francia.

Después, Bruselas envió una misiva a la administración Trump para recordarle, que en materia comercial, la UE debe ser considerada como "un sólo bloque".

Pero, para los europeos, el tema que más preocupa es la reivindicación que hace Trump del proteccionismo, lo que hace que se inquieten por las cuestionadas reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En tanto, el acuerdo de libre comercio negociado desde 2013 entre Bruselas y Washington, TTIP, sigue en un punto muerto.

- Temas fiscales -

La decisión de la Comisión Europea de obligar a Apple a devolver a Irlanda 13.000 millones de euros en concepto de "ventajas fiscales indebidas", provocó estupor en Washington, que advirtió entonces frente a un enfoque unilateral en los temas fiscales.

El 16 de mayo Facebook fue condenado a una multa de 110 millones de euros (120 millones de dólares) por haber suministrado información "incorrecta o engañosa" a la Unión Europea sobre la compra de Whatsapp.

Varios gigantes estadounidenses como Amazon, Google o McDonald's son investigados por las autoridades y cualquier decisión desfavorable podría atizar las tensiones entre Bruselas y Washington.

- Visados -

Los diputados europeos habían pedido a principios de marzo que se revirtiera la exención de visado para estancias cortas para los ciudadanos estadounidenses, ante el rechazo por parte de Washington de permitir el acceso a su territorio sin visado a los ciudadanos de Bulgaria, Croacia, Chipre, Polonia y Rumanía, cinco de los 28 países de la UE.

Hasta el momento, Bruselas ha preferido un "enfoque diplomático" y espera poder convencer a Estados Unidos, tal y como lo hizo con Canadá.

- Clima -

Las tergiversaciones de la administración de Trump en torno al acuerdo de París para luchar contra el calentamiento global obligaron a Europa a tomar un rol activo en la materia.

La voluntad del presidente estadounidense "de poner fin a la guerra contra el carbón" provocó consternación en Europa.

"El liderazgo de la UE, de China y de otras economías grandes es ahora más importante que nunca", destacó el comisario europeo de la materia, Miguel Arias Cañete.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP