Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El senador brasileño Aecio Neves, opositor, durante la sesión para formar el comité que decidirá si se procesa en juicio político a la presidenta del país, Dilma Rousseff, el 25 de abril de 2016

(afp_tickers)

Uno está acusado de recibir sobornos, otro de esconder cuentas bancarias y otro más de ayudar a escapar a un preso.

¿Quiénes son? Tres de los principales senadores de Brasil que decidirán esta semana si apartan del mando a la presidenta del país, Dilma Rousseff, para iniciarle un juicio político.

Sylvio Costa, fundador del sitio en línea Congresso em Foco, lo explica como la "extraña realidad" del paisaje político brasileño.

Rousseff está acusada de utilizar préstamos de bancos estatales para ocultar déficits presupuestarios en 2014, año de su reelección, y en 2015.

La presidenta argumenta que estos trucos contables han sido aplicados por tanto tiempo que es una práctica común de los gobiernos brasileños y que, en todo caso, sería una falta menor. Señala que no hay vestigios de corrupción ni motivos para abrirle un juicio.

Quienes la acusan y la juzgan, además, también son acusados.

Un estudio de la ONG Transparencia Brasil reveló que un 61% de los 81 miembros del Senado han sido condenados o acusados de delitos en algún momento.

Los antecedentes penales de los senadores incluyen delitos que van desde los más graves, como la participación en la trama de corrupción dentro la estatal Petrobras, hasta los más ridículos, como el del senador Telmario Mota de Oliveira, sospechoso de estar involucrado en peleas de gallos.

Congresso em Foco, que hace seguimiento a las deudas de los políticos con la justicia, indicó que 24 de los 81 senadores enfrentan casos criminales actualmente.

"El Senado es un pequeño retrato de la política brasileña", dijo Costa a AFP. "Tenemos un sistema político que está completamente podrido", siguió.

- En la cima -

El presidente del Senado, Renan Calheiros, el hombre que conducirá el proceso de 'impeachment', está dentro de ese 61%. Está acusado de aceptar millonarios sobornos junto a decenas de otros políticos y grandes empresarios dentro del fraude que le costó más de 2.000 millones de dólares a Petrobras.

Como muchos en la élite política, Calheiros es maestro en el arte de escapar de una condena. Sobrevivió por ejemplo en 2013 del embarazoso incidente de haber sido descubierto usando un jet de la fuerza aérea para viajar a Recife (noreste) para someterse a un injerto de cabello. También sobrevivió a acusaciones de que permitió a un lobista pagarle pensión de alimentos a una amante que dejó embarazada.

Otro gran nombre en el plenario es el senador Aecio Neves, el candidato derrotado por Rousseff en 2014 por poco más de un 3%. Neves se presenta como un fuerte candidato a disputar las próximas elecciones de 2018, aún cuando es investigado por recibir sobornos y tener una cuenta bancaria familiar secreta en Liechtenstein.

Está también Delcidio do Amaral, exlíder del Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff en la cámara alta hasta noviembre pasado, cuando se convirtió en el primer senador en ejercicio en ser arrestado. Acusado de ser una pieza clave en la trama en Petrobras, Amaral supuestamente intentó organizar un vuelo para que un ejecutivo petrolero huyera del país a España y no testificara ante la justicia.

Desde entonces, Amaral decidió hablar y se convirtió en un testigo estrella de la fiscalía con un acuerdo que lo ha llevado a acusar a varios de sus antiguos compañeros de partido, incluida la propia Rousseff, investigada por obstrucción a la justicia.

- Sucesión -

Y justo cuando alguno puede pensar que se perdió la capacidad de asombro dentro de la crisis brasileña viene una nueva sorpresa.

Con Rousseff prácticamente apartada del poder, la línea de sucesión se convierte en un tema clave.

El vicepresidente, Michel Temer, asumiría el gobierno tan pronto el Senado la suspenda y, si Rousseff es finalmente hallada culpable, terminaría su mandato que culmina en 2018.

Temer fue mencionado por Amaral como uno de los participantes de la trama de corrupción en Petrobras. Y una corte de Sao Paulo lo condenó por violar las leyes de financiamiento de campaña, lo que podría impedirle presentarse a elecciones por ocho años, lapso que incluye los comicios de 2018.

Con Temer presidente, el siguiente en la línea de sucesión era Eduardo Cunha, hasta el jueves pasado presidente de la Cámara de Diputados pero suspendido por la Corte Suprema por obstruir una investigación en su contra.

Lo sustituyó interinamente su aliado Waldir Maranhao, que también es investigado por corrupción en la causa Petrobras.

Sigue Calheiros en la lista, el propio presidente del Senado blanco de varios escándalos.

¿Mejorarán las cosas? Costa asegura que la suspensión del hasta ahora intocable Cunha por parte de la Corte Suprema es un hito.

Pero aunque sube el número de corruptos que van a la cárcel, los que están aún libres pueden sentirse tranquilos con la historia de otro senador, Fernando Collor de Mello. Hijo de senador, Collor fue presidente entre 1990 y 1992, cuando renunció antes de ser destituido por un 'impeachment' acusado de corrupción.

Perdió sus derechos políticos por ocho años, pero en 2006 fue elegido senador. A pesar de haber sido investigado por el caso Petrobras el año pasado -la policía le confiscó asimismo un Ferrari, un Porsche y un Lamborghini de su casa- aún integra la cámara alta.

Y esta semana será uno de los 81 hombres y mujeres que decidirá el destino de Rousseff.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP