Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El destructor "USS John S. McCain", el 22 de agosto de 2017, tras colisionar contra un petrolero en el estrecho de Singapur

(afp_tickers)

La serie de colisiones en las que se han visto implicados navíos de la US Navy en el Pacífico son una buena noticia para el aparato de propaganda chino, en un momento en el que Pekín refuerza su marina, lo que inquieta a los aliados de Estados Unidos en la región.

No menos de cuatro incidentes han ensombrecido este año las operaciones de la 7ª Flota de la marina estadounidense en el Pacífico, entre ellos, dos colisiones con víctimas mortales que condujeron a la dimisión de su comandante.

Es un duro revés para la 7ª Flota, pieza central del dispositivo militar estadounidense en Asia, y cuyo rol es crucial en medio de las tensiones generadas por el programa nuclear norcoreano y ante las demostraciones de fuerza del ejército chino.

En el último incidente -colisión el lunes entre un destructor lanzamisiles "USS John S. McCain" y un petrolero en el estrecho de Singappur-, desaparecieron diez marines.

A mediados de junio, siete marines estadounidenses murieron en un accidente entre el destructor "USS Fitzgerald" y un portacontenedores ante las costas de Japón.

Estos incidentes fueron comentados ampliamente en los medios chinos como la ilustración de la arrogancia y las lagunas del ejercito de Estados Unidos.

Precisamente el destructor "USS McCain" acababa de realizar una "operación" de promoción de la "libertad de navegación" en el mar de China meridional, generando cólera en China, que reivindica casi la totalidad de la región.

"Desde el punto de vista chino, es una excelente propaganda", comenta James Char, experto en seguridad regional de la universidad Nanyang de Singapur.

Estos incidentes se producen "cuando Pekín afirma a los demás países de la región: 'Ya no pueden contar con Estados Unidos para garantizar su seguridad'", explica Char a la AFP.

- Amenaza contra la seguridad -

El Ministerio chino de Exteriores se ha inquietado de forma ostensible por la "amenaza a la seguridad" que generan los navíos de guerra de EEUU a los barcos civiles.

La US Navy "se convierte en un peligro en aguas asiáticas", abundó el diario oficial China Daily. Y se pregunta, no sin sarcasmo: ¿cómo navíos de guerra tan perfeccionados son incapaces de evitar gigantescos barcos de carga?

Para el diario Global Times, cercano al Partido Comunista, estas colisiones revelan que la capacidad y la calidad de combate del mando militar de EEUU "decaen conjuntamente".

El público chino "aplaudió" estos incidentes, ya que está "furioso" contra las maniobras militares norteamericanas en la región, asegura el diario.

Pekín rechaza las intervenciones de EEUU en el mar de China meridional, zona rica en recursos e importante ruta marítima que el gigante asiático reivindica casi totalmente frente a las pretensiones territoriales de los países ribereños (Vietnam, Filipinas, Malasia y Taiwán).

China está reforzando al mismo tiempo su aparato militar.

El país, que posee el primer ejército del mundo en términos de efectivos, ha aumentado su presupuesto de Defensa un 7% este año, aunque aún está muy lejos del de Estados Unidos.

Pekín acaba de botar su segundo portaviones y abrió recientemente su primera base en el extranjero en Yibuti.

- "Temerario" -

"China se esfuerza por consolidar su estatuto de potencia regional en tema de seguridad" y quizá los sinsabores norteamericanos alentarán a algunos países a aceptar el "abrazo chino", dice James Char, citando la reciente inclinación hacia China del presidente filipino, Rodrigo Duterte.

Para los principales aliados de EEUU, estos incidentes en la 7ª Flota alimentan las ya preexistentes inquietudes sobre la solidez del compromiso de Washington en Asia bajo la administración de Donald Trump.

En un momento en el que Japón y Corea del Sur tienen dudas sobre las garantías estadounidenses, "esos accidentes navales (...) no van a contribuir" a despejarlas, abunda Daniel Pinkston, experto en seguridad en la universidad surcoreana Troy.

Pero un día después del accidente del "USS McCain", el almirante Harry Harris, jefe del comando Pacífico de la marina de Estados Unidos, advirtió de que sería "temerario" que alguien creyera que hay vulnerabilidades en la US Navy.

"Tenemos grandes medios y los movilizaremos si es necesario", advirtió desde una base estadounidense en Corea del sur.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP