Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de una mezquita dañada tras un ataque talibán a la base militar de Shaheen, cerca de la ciudad de Mazar-i-Sharif, en el norte de Afganistán, el 25 de abril de 2017, cuatro días después del asalto

(afp_tickers)

Los talibanes afganos anunciaron este viernes el lanzamiento de su ofensiva de primavera, llamada 'Operación Mansuri', en homenaje a su fallecido líder, indicando que su principal objetivo son "las fuerzas extranjeras", a las que quieren expulsar del país.

El anuncio se produce en un momento en el que el ejército afgano está desprovisto de ministro de Defensa y de jefe del Estado mayor. Ambos dimitieron tras el mortífero asalto talibán contra una base militar la semana pasada en el norte del país, que dejó al menos 135 muertos, según un último balance oficial.

En su comunicado, los talibanes avisan de que el principal objetivo de la 'Operación Mansuri' "serán las fuerzas extranjeras, sus infraestructuras militares y de información, y la eliminación de sus mercenarios locales", término que usan para referirse a los soldados y policías afganos.

El Ministerio del Interior pareció menospreciar estas amenazas: "Esta ofensiva no tiene nada de novedoso, cada año publican el mismo comunicado, pero sus operaciones fracasan", declaró a la AFP el portavoz, Najib Danish.

El titular del Pentágono, el general Jim Mattis, que viajó a Kabul en una visita oficial el lunes, pronosticó "un año difícil" para el país.

Unos 12.000 soldados de las fuerzas occidentales, 8.400 de Estados Unidos, están desplegados Afganistán bajo el mandato de la OTAN, que puso en marcha la misión 'Resolute support' para formar y apoyar a las fuerzas afganas tras la retirada de la mayoría de las tropas extranjeras en 2014.

A pesar de este apoyo, el ejército y la policía afgana solo controlan el 57% de los 460 distritos del país, según el Sigar, un organismo del Congreso en Washington encargado de controlar las actividades y el gasto estadounidense en el país.

Socavadas por las deserciones y un débil comando, a menudo corrupto y denunciado por los estadounidenses, las fuerzas afganas afrontan importantes bajas, con un aumento del 35% en 2016, según el Sigar, y con cerca de 7.000 policías y soldados muertos en los nueve primeros meses.

El general John Nicholson, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, reclamó este invierno "algunos miles" de soldados más para derrotar a los insurgentes.

Además de los talibanes, una rama local del grupo yihadista Estado Islámico (EI) también se enfrenta al Gobierno de Kabul, en el este. Desde principios de mes, tres soldados estadounidenses han muerto en estos combates.

- 'Día de los Muyahidines' -

El anuncio de los talibanes coincide con el Día de los Muyahidines, en homenaje a los combatientes que, desde 1979 y la invasión soviética, han sacrificado su vida para liberar al país.

Identificados con esta tradición, los talibanes pidieron a sus simpatizantes lanzar atentados suicidas, "ataques complejos y ataques desde dentro", en los que soldados y policías se vuelvan en contra de sus pares.

Es el caso del asalto contra la base del 209º Cuerpo del Ejército el 21 de abril en el norte, reivindicado por los talibanes. Cuatro de los asaltantes habían servido anteriormente en esta base.

La ofensiva lleva el nombre del mulá Mansur, asesinado el 22 de mayo de 2016 por un dron estadounidense en Pakistán. Mansur había sucedido al líder histórico, el mulá Omar, cuya muerte fue anunciada en julio de 2015.

Los talibanes, como prueba de que se sienten fortalecidos por sus conquistas territoriales, prometen operar simultáneamente "en dos ejes, militar y político".

Ya han establecido una administración paralela en los distritos que controlan, como en Helmand, la provincia de la adormidera en el sur, prácticamente en sus manos, y con la capital, Lashkar Gah, cercada.

Desde hace varios años, los combates persisten durante la tradicional tregua de invierno.

En los tres primeros meses de 2017, estos combates han dejado ya más de 2.100 víctimas, según un recuento de la ONU.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP