Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos cristianos paquistaníes encienden velas el 28 de marzo de 2016 en Lahore para rendir tributo a las víctimas del atentado

(afp_tickers)

Los talibanes paquistaníes reivindicaron este lunes el sangriento atentado suicida que el domingo dejó decenas de muertos en un parque muy frecuentado de Lahore el domingo de Pascua y confirmaron que fue un ataque deliberado contra los cristianos.

"Hemos perpetrado el ataque de Lahore y los cristianos eran nuestro objetivo", dijo por teléfono a la AFP Ehsanulá Ehsan, un portavoz de la facción Jamaat-ul-Ahrar, asegurando que el grupo llevará a cabo más ataques en escuelas y universidades.

Del balance provisional de 72 muertos, 29 eran niños, indicó a la AFP un responsable administrativo de la ciudad, Muhamad Usman, señalando que al menos había 200 heridos.

Este atentado, el más mortífero en lo que va de año en Pakistán, dinamita las expectativas de una mejora de la seguridad en el país y aumenta la fractura social y el recelo entre las distintas comunidades.

En Pakistán, grupos islamistas armados ya han atacado a la minoría cristiana, que representa cerca del 2% de la población de este país mayoritariamente musulmán sunita, donde viven 200 millones de habitantes.

La explosión se produjo en el parque Gulshan-e-Iqbal, especialmente lleno en un día soleado de primavera en el que la comunidad cristiana celebraba el domingo de Pascua.

El kamikaze "se hizo estallar cerca del área de diversión para niños, donde jugaban en los columpios", precisó Usman a la AFP.

La policía había acordonado la zona donde, en la mañana de este lunes, aún quedaban jirones de piel, ropa y vendas ensangrentadas en los columpios, dando testimonio de la matanza ocurrida la víspera.

El domingo, los médicos describían escenas de horror en el hospital Jinnah, mientras en Twitter circulaban llamamientos a donar sangre. Este lunes por la mañana, la situación seguía siendo caótica, con multitud de familias y periodistas entrando y saliendo del establecimiento, constató la AFP.

En la provincia de Punjab, cuya capital es Lahore, se habían decretado tres días de duelo oficial, si bien las escuelas y los servicios de la administración permanecerían en funcionamiento, según un alto responsable.

Los atentados contra niños tienen una especial resonancia en Pakistán, un país que sigue traumatizado por el ataque talibán perpetrado contra una escuela de Peshawar que dejó 154 muertos.

- "Contra los cristianos" -

La joven paquistaní premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai dijo estar "abatida por esta matanza sin sentido".

El papa pidió a las autoridades del país que hagan todo lo posible por velar por la seguridad de la población, en particular la de minorías como los cristianos. "Ayer en Pakistán, la Santa Pascua fue ensangrentada por un atentado execrable", declaró Jorge Bergoglio.

"Traté de reanimar a mi hijo y hacerle un masaje cardíaco, pero ya no estaba vivo. Murió delante de mí", contó Javed Bashir a la AFP, mientras otros parientes lloraban en el velatorio.

Una madre que perdió a su hijo era confortada por un grupo de mujeres. "¡Mi hijo, mi hijo! Nadie nunca debería enfrentarse a la pérdida de un hijo", expresó.

El portavoz de los servicios administrativos de la ciudad, Imran Maqbool, indicó que en el atentado del domingo pudieron haber muerto "entre 10 y 15 cristianos".

- Tensión en Islamabad -

En la capital, Islamabad, la situación también seguía tensa este lunes por una sentada de partidarios de un islamista condenado por asesinato y ejecutado el mes pasado Mumtaz Qadri.

Tras la manifestación de la víspera, que reunió a unas 25.000 personas, unos 3.000 pasaron la noche en la avenida de la Constitución, situada junto al Parlamento, en un claro desafío a las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes exigen la ejecución de una cristiana acusada de blasfemia, Asia Bibi, y que Mumtaz Qadri, ahorcado por asesinar al gobernador Salman Taseer en 2011, sea oficialmente elevado al rango de "mártir".

En respuesta al ataque, el potente ejército lanzó redadas en Lahore, Faisalabad y Multán, las otras dos aglomeraciones de la provincia. "Varios sospechosos de terrorismo y cómplices fueron arrestados en una gran redada, en la que se incautaron armas y municiones", dijo el portavoz, Asim Bajwa.

Para el analista Imtiaz Gul, pese a los avances en la lucha contra los talibanes, el grupo sigue teniendo capacidad operativa. "Incluso aunque sean 50, pueden llevar a cabo un ataque de este tipo y ejecutarlo", dijo. "Están en todos lados: tienen simpatizantes, miembros y colaboradores", aseguró.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP