Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de una mina en la localidad de La Oroya, en Perú, el 31 de marzo de 2008

(afp_tickers)

Los trabajadores de la mina de cobre Cerro Verde de Perú, controlada por Freeport-McMoran, iniciaron el viernes una huelga que puede agregar presión al mercado del metal ya afectado por un largo conflicto en la mina chilena Escondida.

"Hemos iniciado nuestra movilización, estamos ahora en una protesta frente a las oficinas administrativas de Cerro Verde" en Arequipa (sur), dijo por teléfono a la AFP el secretario de Defensa del Sindicato de Trabajadores de Cerro Verde, Rommel Arenas.

"Las labores se han paralizado y se han sumado unos 1.200 trabajadores", explicó. La medida es por demandas salariales, se inició a las 07H30 de la mañana (12H30 GMT) de este viernes, y es de duración "indefinida", informó.

El sindicato agrupa a unos 1.300 trabajadores de planta, que votaron por el inicio de la medida de fuerza. Exigen el cumplimiento de un pago denominado "utilidades convencionales", que se activa en momentos difíciles para el precio del cobre, con el fin de estandarizar los salarios con el mercado.

"Comparado con otras empresas, estamos desfasados", dijo Arenas. Explicó además que piden mejores condiciones laborales y transparencia en la investigación de accidentes de trabajo.

Perú es el segundo mayor productor de plata, tercero de cobre y quinto de oro y la industria minera es uno de los motores de su economía.

Cerro Verde, ubicada en región sureña de Arequipa, tiene como principal accionista a la estadounidense Freeport-McMoran (53,56%), Sumitomo Metal Mining Ltd (21%)y a la peruana Buenaventura (19,58%) y un pequeño porcentaje de otros participantes.

La firma informó recientemente al mercado de la posibilidad de huelga.

Según el consultor minero Jorge Manco, la producción de Cerro Verde se duplicó entre 2015 y 2016, llegando a casi 500 mil toneladas por año, gracias a las sucesivas ampliaciones que desde el 2006 ha tenido esta empresa minera.

El año pasado entró en operaciones su planta concentradora, que es considerada como la más grande de Sudamérica.

"Evidentemente este aumento coloca a Cerro Verde en el primer lugar de la producción del metal rojo en Perú", dijo Manco en un artículo de opinión enviado a la AFP.

Se trata además, explicó, de una firma que ha duplicado sus ingresos pese al mal momento para el precio de las materias primas.

La medida de protesta en Cerro Verde ocurre en momentos en que la minera Escondida de Chile, de BHP Billiton, cumple un mes paralizada también por huelga, lo que ha puesto una presión alcista en el precio el cobre, en medio de temores de desabastecimiento del mineral.

AFP