AFP internacional

Trabajadores de la mina de cobre Escondida acampan en Antofagasta, Chile, el 9 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Los trabajadores en huelga indefinida de la mina chilena Escondida, la mayor productora privada de cobre del mundo, solicitaron este sábado que el Gobierno propicie un acercamiento con la directiva de la empresa para resolver sus demandas sobre mejoras contractuales.

A tres días de comenzado el paro, los mineros afirman que no hubo ningún tipo de comunicación con Escondida, cuyo mayor accionista es la angloaustraliana BHP Billiton, y reafirmaron su intención de dialogar para resolver su demanda de reajuste salarial del 7% y la entrega de un bono de 39.000 dólares.

"Si el Gobierno quiere hacer algo tendrá que acercar las partes, no puede ser una persona que esté mirando de frente y no meterse en el partido", indicó Patricio Tapia, presidente del sindicato de trabajadores de planta de Escondida, a radio Cooperativa.

El Gobierno chileno se ha mantenido expectante y sólo pidió que la huelga no comprometa la seguridad de las personas y que se mantenga el orden público.

"Nosotros esperamos que prontamente pueda haber una solución para poder continuar adelante con los trabajos de la mina", dijo Paula Narváez, vocera del Gobierno.

La empresa manifestó su rechazo a las demandas de sus 2.500 operarios, quienes instalaron un campamento a las afueras del yacimiento, ubicado a 3.100 metros de altitud en el desierto de Atacama, en el norte chileno, en el cual afirman, pueden mantener el paro por hasta dos meses gracias a un fondo de 389.000 dólares que reunieron.

"Lo bueno es que vamos a hacer turnos de 'siete por siete', es decir que quien debía trabajar siete días en la mina pasará siete días de huelga", explicó Tapia.

Escondida produce 679.000 toneladas de concentrado y 312.000 toneladas de cátodos de cobre anuales, y responde por el 5% de la oferta global.

AFP

 AFP internacional