Navigation

Los yihadistas del EI en Siria tienen su capacidad operativa intacta, según EEUU

Una mujer porta una bandeja en un mercado del campamento de Al Hol, en el noreste de Siria, donde viven familias de combatientes extranjeros del grupo yihadista Estado Islámico, el 25 de enero de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 05 febrero 2020 - 02:44
(AFP)

El grupo Estado Islámico (EI) ha mantenido sus capacidades operativas en Siria a pesar de la muerte de su jefe Abu Bakr al Bagdadi, dijo el martes un organismo de control independiente del gobierno de Estados Unidos en un informe.

Un inspector general del Departamento de Defensa también señaló que una posible salida de las tropas estadounidenses de Irak probablemente conduciría a un resurgimiento de los yihadistas.

Citando información del Comando Central de Estados Unidos (Centcom), que es responsable de las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente, un inspector general del Departamento de Defensa detalló que el EI "se mantuvo cohesionado, con una estructura intacta de comando y control, redes clandestinas urbanas y una presencia insurgente en gran parte de las zonas rurales Siria".

En su informe, el inspector general aseguró que la muerte de Bagdadi "no resultó en una degradación inmediata de las capacidades" de los yihadistas, según el informe.

Bagdadi, de 48 años, lideró el EI desde 2014 y fue el hombre más buscado del mundo, encabezando un "califato" autodeclarado que en su apogeo abarcó partes de Irak y Siria.

Esa gran región ocupada sucumbió en marzo pasado después de años de batalla con las fuerzas respaldadas por la coalición liderada por Washington. El EI luego pasó a la clandestinidad y volvió a tácticas de guerrilla bien perfeccionadas que continuaron provocando daños.

Bagdadi fue abatido en un ataque sorpresa de las fuerzas especiales estadounidenses en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, a fines de octubre, y el grupo nombró a un reemplazo del cual se sabe muy poco, Abu Ibrahim al Hashimi al Quraishi.

En Irak, las fuerzas estadounidenses suspendieron sus operaciones contra el Estado Islámico después del asesinato en una operación con drones del más alto general iraní, Qasem Soleimani, lo que generó alta tensión internacional y una respuesta de Irán con misiles contra bases donde tropas estadounidenses se alojaban, aunque sin muertes.

En territorio iraquí hay unas 5.200 tropas estadounidenses, pero el parlamento de ese país votó tras la muerte de Solemaini la salida de esos militares, que han brindado capacitación y apoyo aéreo principalmente a fuerzas iraquíes contra los yihadistas.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.