Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una señal de tráfico frente al logotipo de la aerolínea alemana Lufthansa en un avión en el aeropuerto de Fráncoft, en el oeste de Alemania, el 11 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La compañía alemana Lufthansa anuló nuevamente este jueves casi mil vuelos, dejando en tierra a 100.000 pasajeros, en el sexto día de una huelga del personal de cabina que la aerolínea busca impugnar a través de la justicia.

"Se anularán 933 vuelos y 107.000 pasajeros se verán afectados" por el paro, precisó la compañía en un comunicado.

Al igual que en las jornadas precedentes, la medida de fuerza afecta los aeropuertos de Fráncfort (suroeste), el más importante de Alemania, así como los de Múnich (sur) y Düsseldorf (oeste).

El movimiento solo afecta a los aviones de Lufthansa y no a los de las demás insignias del grupo (Germanwings/Eurowings, Swiss, Austrian).

El movimiento se inició el viernes pasado, con una pausa el domingo. Ya provocó la cancelación de 3.733 vuelos, que dejaron en tierra a 437.000 pasajeros.

La huelga fue convocada por el sindicato UFO, contra planes de recortes en las prestaciones de jubilación y prejubilación. La dirección considera que estos ajustes son indispensables para enfrentar la competencia de las aerolíneas de bajo coste.

El movimiento debe durar en principio hasta el viernes 13. En ese caso, se convertiría en el más largo de la historia de la compañía, pero UFO no descarta prolongarlo incluso más allá de esa fecha.

La justicia alemana rechazó dos recursos presentados por la empresa para declarar ilegal la huelga, alegando que las reivindicaciones de UFO "no están claramente definidas".

Una portavoz de Lufthansa indicó que el grupo estudiaba la posibilidad de apelar esos fallos.

El presidente ejecutivo de Lufthansa, Carsten Spohr, afirmó que la aerolínea no daría el brazo a torcer, poco importa el tiempo que dure, aunque reconoció que "cada día de huelga está de más".

AFP