Luisiana reeligió el sábado al gobernador demócrata John Bel Edwards, en un revés para el presidente estadounidense, Donald Trump, que había trabajado duro para apoyar al candidato republicano en ese conservador estado del sur del país.

Según informes de los medios estadounidenses, Edwards, un demócrata moderado, ganó con el 51,3% de los votos contra el 48,7% de su rival republicano, el empresario Eddie Rispone, quien reconoció su derrota.

Esa pérdida es un desaire para Trump, quien ganó en Luisiana por una ventaja de 20 puntos en las elecciones presidenciales de 2016 y quien viajó tres veces a ese estado tradicionalmente conservador para apoyar al candidato republicano.

A principios de noviembre, el gobernador republicano saliente de Kentucky fue derrotado in extremis por el candidato demócrata, cuando también en ese estado Trump se impuso abrumadoramente en 2016.

Asimismo, los demócratas han retomado por primera vez en más de 25 años el control de ambas cámaras de la Asamblea de Virginia.

En un país altamente dividido, estas elecciones se esperaban como un barómetro de la popularidad de Trump, el cuarto presidente de la historia estadounidense amenazado por un procedimiento de juicio político, en el marco del escándalo ucraniano.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes