Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo de Volkswagen en la sede central del grupo alemán, el 22 de noviembre de 2016 en Wolfsburgo, norte de Alemania

(afp_tickers)

El gobierno de Luxemburgo anunció este lunes que realizará acciones legales contra los responsables del trucaje de motores diésel de los autos Volkswagen, homologados previamente como conformes a la reglamentación.

"Luxemburgo se declara víctima de actos criminales y delictivos que lo llevaron a establecer certificados de homologación que no habría emitido si los tests no hubieran estado manipulados", dijo el ministro de Desarrollo Sostenible luxemburgués en una rueda de prensa.

La denuncia, tramitada este lunes por el gobierno, no va dirigida contra nadie en particular (contra X) porque "no sabemos quién hizo qué", añadió el ministro.

El llamado "Dieselgate", hecho público en septiembre de 2015 en Estados Unidos, reveló la existencia de un programa de software instalado en los motores diésel de millones de vehículos de las marcas Volkswagen, Audi, Seat y Skoda que permitía manipular los resultados de los tests de gases contaminantes.

El grupo Volkswagen reconoció que el programa estaba instalado en 11 millones de vehículos en el mundo, entre ellos 8,5 millones en Europa.

En Estados Unidos, el gigante alemán del automóvil tendrá que pagar 23.000 millones de dólares de compensación, pero en Europa la Comisión europea no ha conseguido por el momento imponer sanciones para compensar a los consumidores.

Ante la imposibilidad de responsabilizar directamente a los constructores, la UE decidió en diciembre presionar a los países miembros.

La Comisión criticó entonces a Luxemburgo, Alemania, Reino Unido y España —cuatro países que otorgaron certificados de homologación a los vehículos trucados— por no aplicar sanciones contra Volkswagen.

AFP