AFP internacional

Agentes de policía detienen a una persona durante una marcha en San Petersburgo contra un posible nuevo mandato del presidente ruso, el 29 de abril de 2017

(afp_tickers)

Cientos de rusos se manifestaron el sábado contra un posible nuevo mandato del presidente Vladimir Putin, desafiando la prohibición de las autoridades en varias ciudades de Rusia, como San Petersburgo, donde la policía detuvo a unas 120 personas.

Reunidos bajo el lema "Nadoïel" ('Estamos hartos de él'), haciendo referencia al presidente ruso, los manifestantes respondieron al llamamiento del movimiento Open Russia, fundado por el opositor ruso en el exilio y exoligarca Mijail Jodorkovski.

En San Petersburgo, en el noroeste de Rusia, más de 120 personas fueron detenidas cuando protestaban, según la organización OVD-Info, especializada en la vigilancia de manifestaciones.

Según una periodista de la AFP en el lugar, más de 200 personas se reunieron en el centro de la antigua capital imperial, pese a la prohibición de las autoridades locales.

"Putin es un usurpador. Tiene que marcharse definitivamente. ¡Estamos hartos de él!", declaró a la AFP un manifestante, Anton Danilov, de 35 años.

"Todo va mal. La educación, la sanidad, todo ha sido destruido y quiero que esto cambie", afirmó otra manifestante, Galina Abramova, de 57 años.

En Moscú, más de 200 personas marcharon en calma hasta los edificios de la administración presidencial, en el centro de la capital, con el objetivo de hacerles llegar peticiones, según los periodistas de la AFP en el lugar.

No se ha infringido ninguna ley, afirmó en un comunicado el ministro del Interior, que estimó que se habían concentrado unas 250 personas.

El presidente ruso no confirmó ni desmintió su participación en las elecciones presidenciales previstas en marzo de 2018. Si presenta su candidatura, Vladimir Putin luchará por un cuarto mandato.

AFP

 AFP internacional