Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Ciudadanos indios evacuando a un hombre herido en la explosión por unos fuegos artificiales sin controlar en el templo Puttingal Devi de Paravur, en India, el 10 de abril de 2016, en un siniestro que dejó más de 100 personas muertas

(afp_tickers)

Más de 100 personas murieron en un incendio ocurrido este domingo a causa de unos fuegos artificiales mal controlados en un templo del sur de India, al que habían acudido miles de familias.

"El total de muertos es de 106 personas, de las cuales 75 fueron identificadas", declaró a la AFP un portavoz del jefe del gobierno del estado de Kerala, Oommen Chandy.

Unas 280 personas resultaron heridas y "nuestra prioridad es brindarles la mayor ayuda posible", agregó.

La catástrofe se produjo en el templo hindú de Puttingal Devi en la ciudad costera de Paravur, en el estado de Kerala, durante las celebraciones del Año Nuevo hindú.

"Nuestra prioridad ahora es darle la mejor atención a los heridos", añadió el jefe del gobierno de Kerala.

Desde Nueva Delhi se enviaron equipos médicos. El ejército movilizó helicópteros para evacuar a los que se encuentran más graves, anunció el ministro indio de Salud, J.P Nadda.

El primer ministro Narendra Modi, que prometió 200.000 rupias (2.630 euros) para las familias de los muertos y 50.000 para las de los heridos, se desplazó al templo y visitó a los heridos en los distintos hospitales.

"No hay palabras para decir hasta qué punto el incendio en el templo de Kollam es doloroso y chocante. Mis pensamientos están con las víctimas de los fallecidos y mis oraciones, con los heridos", escribió Modi en Twitter.

Bomberos y policías pasaron parte de la noche luchando contra las llamas en el templo y ayudando a las víctimas.

En las imágenes difundidas en televisión podían verse fuertes explosiones y columnas de humo, así como a los heridos llegando a los hospitales locales. El incendio se declaró poco después de las tres de la mañana (21H30 GMT del sábado).

Al amanecer podían verse restos calcinados en el suelo del templo y la policía examinaba los ingenios pirotécnicos que no habían estallado.

Oommen Chandy acusó a los responsables del templo de haber lanzado los fuegos artificiales pese a no contar con la autorización necesaria, por las preocupaciones en torno a las medidas de seguridad.

"Las autoridades del distrito de Kollam no habían autorizado esos fuegos artificiales", aseveró Chandy. El gobierno de Kerala ordenó una investigación.

- Amputaciones -

Un diputado del parlamento local indicó que uno de los cohetes cayó en el edificio donde estaban almacenados los fuegos de artificio que debían ser lanzados a continuación.

"El incidente ocurrió cuando ya se había lanzado el 75% de los fuegos. Al final ha sido una suerte, porque el balance de muertos podría haber sido muchísimo mayor", declaró a la televisión N.K. Premachandran, representante del distrito de Kollam.

Por su lado el jefe del hospital Thiruvananthapuram Medical College, en la capital de Kerala, afirmó que algunas de las víctimas presentan heridas tan graves que habrá que efectuar numerosas amputaciones.

"Muchos están heridos en más de un 50%", declaró al diario The Hindou D. Mohandas.

Los incendios y las avalanchas humanas son frecuentes en los templos en India, a menudo a causa de las escasas medidas de seguridad.

Con sus largas playas y sus plantaciones de té, Kerala es uno de los principales destinos turísticos de India.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP