Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una miembro de la Cruz Roja italiana asiste a una migrante y su hijo el 26 de mayo de 2017 en el puerto de Salerno (sur), tras de ser rescatados en el mar Mediterráneo. Según la OIM, unos 85.000 migrantes llegaron a las costas italianas desde enero

(afp_tickers)

Más de 100.000 migrantes y refugiados llegaron desde enero a Europa cruzando el mar Mediterráneo, y 2.247 perdieron la vida o desaparecieron al intentar la travesía, anunció la ONU en Ginebra, en medio de tensiones entre países para afrontar la crisis migratoria.

Unos 85.000 llegaron a las costas italianas y cerca de 9.300 a Grecia, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Además, unos 6.300 desembarcaron en España.

En total, la OIM cifra en 101.210 las llegadas. El viernes anunció 95.768, pero sin haber actualizado los datos de España.

En el mismo periodo de 2016 -entre el 1 de enero y el 3 de julio- las llegadas a Europa fueron dos veces más numerosas (231.503).

Pero la diferencia este año es que casi el 85% de los migrantes desembarcaron en Italia -mayoritariamente procedentes de Libia-, mientras que en 2016 la mayoría lo hizo en Grecia.

El director general de la OIM, William Lacy Swing, ha exhortado a los miembros de la UE a ayudar a los países del sur de Europa a acoger y asistir a los migrantes rescatados en el mar.

Este asunto "no puede ser visto como un problema solamente para Italia, sino como una cuestión (que afecta a) toda Europa", aseguró.

El lunes, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) aseguró que los migrantes son un peso "insoportable" para Italia y pidió un sistema de reparto entre los países europeos.

Para ello es necesario poner en marcha un "mecanismo regional de desembarco" de migrantes. "No es realista que Italia tenga la responsabilidad de ocuparse del desembarco de todo el mundo", dijo a la prensa Vincent Cochetel, el enviado especial del Acnur para el Mediterráneo central, pidiendo "más solidaridad".

Italia ha urgido a los demás países europeos a abrir sus puertos a los barcos que socorren a los migrantes para reducir la carga que sufre Roma.

- La peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial -

Los ministros del Interior de la UE se reúnen el jueves en la capital de Estonia, Tallin, para debatir sobre la crisis de los migrantes, la peor de este tipo en el continente desde la Segunda Guerra Mundial.

La UE adoptó la decisión en 2015 de distribuir unos 160.000 solicitantes de asilo entre diferentes países de la Unión.

Pero solamente unos 20.000 han sido relocalizados, pues varios países del este europeo -en especial Hungría, República Checa y Polonia- rehusaron participar en el operativo.

El lunes, Austria anunció que impondrá "muy pronto" controles fronterizos y desplegará soldados en su frontera con Italia si el flujo de migrantes en el Mediterráneo no se reduce.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia convocó este martes al embajador de Austria tras este anuncio.

"A raíz de las declaraciones del Gobierno de Austria sobre el despliegue de tropas al paso de Brenner", en la frontera entre los dos países, el secretario general de la cancillería convocó al embajador de Austria en Roma, anunció con un comunicado el ministerio.

Austria activó los controles en su frontera este con Hungría en 2015 y ha preparado medidas físicas, como barreras, en su frontera con Italia.

AFP